central termica
El ministerio de Planificación Federal informó que durante la víspera comenzaron las pruebas en la segunda turbina de la central térmica Ensenada de Barragán, por lo que en la segunda quincena de marzo ya podrá estar en condiciones de iniciar su operación comercial.

La turbina número 1 de la Central ya genera energía para el sistema desde el 13 de enero pasado, aunque de manera intermitente por encontrarse en período de prueba.

Esta central termoeléctrica, que será operada por ENARSA, fue construida por la Unión Transitoria de Empresas (UTE) conformada por las firmas ISOLUX Ingeniería S.A. y IECSA Ingeniería y Construcción S.A.

Está ubicada en el municipio bonaerense de Ensenada y es una de las más importantes obras de generación de energía eléctrica que aportará al Sistema Interconectado Nacional 560MW en una primera etapa y 840MW cuando esté funcionando a pleno. La inversión total del emprendimiento asciende a 5.100 millones de pesos.

La planta fue construida «con tecnología de última generación, permitirá operar en forma confiable, segura y con los más altos estándares de cuidado ambiental», aseguró Planificación. La construcción de la central generó alrededor de 2.500 puestos de trabajo «in situ».

Además hubo más de 500 profesionales altamente capacitados en las ramas de la ingeniería y la administración involucrados en la construcción.

La Central Termoeléctrica Ensenada de Barragán suministrará energía eléctrica a la región permitiendo el desarrollo de un sector muy amplio de la provincia, a través de 2 Líneas de Alta Tensión de 220 KV.

En una 1° Etapa tendrá una potencia de 560 MW a Ciclo Abierto, a través de 2 Turbo Siemens con turbina de gas. A futuro, está adjudicado el Cierre del Ciclo de las 2 máquinas, lo que permitirá generar 840 MW.

En esta primera etapa el proyecto de la Central Ensenada Barragán contempla la instalación y puesta en servicio de los dos generadores, la Subestación de Maniobras de la central, las líneas de salida de 220 KV y la Subestación de Maniobras Hudson y la conexión con la red existente.

Recientemente, el Gobierno nacional dio nuevos pasos para avanzar en la ejecución de la segunda etapa, es decir, convertir las dos Centrales de «ciclo abierto» a «ciclo combinado».

Esta segunda etapa del proyecto implica un ahorro energético muy importante y una ampliación en la capacidad de generación sin costo ya que aprovecha el calor de los gases de escape para producir vapor en dos calderas y con este vapor impulsar una turbina que a su vez accionará un generador adicional.