A raíz del reclamo presentado por la concejala Meneca Djedjeian, representante de la Coalición Cívica ARI en Vicente López, el Tribunal de Cuentas de la Provincia de Buenos Aires se expidió y volvió a objetar el proceder del intendente Jorge Macri.

A fines del año pasado, el primo del Presidente suscribió un convenio por el cual permutaba un terreno municipal de aproximadamente un valor $ 11.000.000 a cambio de otro de menor valor $ 4.000.000 a BLA S.A, invocando que dicha permuta resultaba indispensable para la construcción de un centro barrial de infancia

En aquella oportunidad, concejales de la oposición (Vecinalismo, Frente Renovador y Gen) consideraron que dicho convenio encubría una venta y generaba el desprendimiento de un predio de gran valor del Municipio. El Tribunal de Cuentas coincidió con los concejales y se dispuso que el bien debía ser enajenado por remate o licitación pública.

«Consultamos al Tribunal de Cuentas y nos dio la razón. Si hay una diferencia de valor no es permuta, sino que es compraventa y se requiere una licitación pública. Esa «permuta» inicial por la que se pretendía enajenar el bien municipal era ilegal», explicó la concejala Djedjeian.

Recientemente, el intendente Macri, con el fin de «ajustar» el procedimiento a las pautas del Tribunal de Cuentas, dispuso proceder a través del mecanismo de licitación pública. Esta ordenanza, por diversos motivos, fue rechazada por toda la oposición.

Meneca Djedjeian, cuestionó la licitación publica alegando que el pliego era dirigido a uno o algunos pocos, lo cual afectaba el principio de máxima concurrencia de ofertas.

«Exigimos el respeto a la ley y a los procedimientos que se establecen», comentó la edil.

Tras haber consultado nuevamente al Tribunal de Cuentas, este estuvo de acuerdo con Djedjeian. En el dictamen del organismo se explica que el llamado a licitación pública, tal como se propone, esta desnaturalizado al incorporar una condición que dificulta la posibilidad de participar del llamado; «dicha exigencia limita la cantidad de posibles oferentes para la adquisición del bien municipal, y se afecta la posibilidad de libre concurrencia» y sigue «es indudable que resultaría muy difícil que exista, en la zona, un oferente mejor que BLA S.A

«Las normas están para ser cumplidas y nuestro rol como concejales es exigir que eso ocurra», sentenció Meneca Djedjeian.