Luego de la viralización de un video en el que el ex presidente ecuatoriano, Rafael Correa apela  al “Síndrome de Doña Florinda”, para referirse a los sectores medios de la sociedad, el autor del ensayo en el que aparece ese concepto, Rafael Ton, dialogó con Radio La Plata y analizó la sociedad argentina desde esa pespectiva.

Primero el autor consideró que la mención de su nombre “marca la humildad de un grande como Rafael Correa”, porque “si hubiera sido otro, hubiera dicho solo el síndrome de Doña Florinda, sin citar la fuente y él tuvo la deferencia de hacerlo en público”.

Sobre la metáfora que utilizó hace 4 años  para explicar algunos comportamientos, Ton consideró que “El Chavo del 8” es “una pincelada terrible en cuanto a la sociedad y este sector de la clase media (doña Florinda), que es así”.  Para el autor “en argentina la tenemos como la señora uqe puede pagar los impuestos, en el Chavo es la que puede pagar la renta y  además hace un ejercicio del menosprecio del entorno y de todos los trabajos de Don Ramón, que según ella es de otro sector de la realidad, muy alejado, aunque viven en el mismo lugar”.

“Ella cree que es superior por alguna razón que nunca explica”, puntualizó el escritor y advirtió que “hay una cuestión que lamentablemente es obvia, que es que ella esta esperando que ni el Chavo, ni la Chilindirna, ni Don Ramón avancen o progresen”.

Porque frente al progreso de los otros a los que considera inferiores “ella se vería desnuda en si misma en el sentido de notar que no es superior.  Y en argentina seria cuando empiezan a tratar a todos de vagos y choriplaneros a todos porque no les gusta eso”, dijo en relación al acceso de los sectores populares a bienes y servicios otrora reservados a sectores acomodados.

También dejó en claro que hay “Florindas y Florindos” que se encuentran “totalmente negados a la realidad y que esperan que los medios hegemónicos digan algo para poder argumentar en contra de esa realidad” y por eso “no importa si tienen que pagar las cosas mas caras” si gracias a eso ya “no tienen que escuchar a la yegua en cadena nacional”.