La automotriz francesa abonará sólo el 75% del salario a sus trabajadores. Es la misma que reinauguró Macri en marzo de 2017.

La caída del consumo, el sobrestock y las suspensiones y despidos parecen no tener fin en distintos rubros del sector industrial. Por caso, el automotriz terminará febrero con dos empresas en crisis: Metalpar cerró su planta de Tres de Febrero y dejará en la calle a 600 familias y PSA –concesionaria de Peugeot y Citroën-, suspenderá al total de sus operarios, equivalente a 2.000 trabajadores.

Metalpar, de capitales chilenos y brasileños, cerrará su planta de Loma Hermosa, en el partido de Tres de Febrero, y dejará de fabricar carrocería para colectivos urbanos e interurbanos. Desde el sector autopartista aseguraron que para la compra de carrocerías es fundamental tener una línea de créditos accesible y, producto de las altas tasas de interés, la caída de la demanda afectó seriamente a la empresa.

Después de haber reducido una porción de sus trabajadores el año pasado, la firma se dedicará de lleno a la fábrica que posee en Villa Gobernador Gálvez, en Santa Fe. Ahí posee el 51% de las acciones de Metalsur, donde produce unidades de larga distancia, aunque en menor cantidad desde que la política económica afectó el mercado laboral e hizo caer drásticamente las ventas.

Por otro lado, PSA Peugeot, con sede en El Palomar, suspendió a todos sus trabajadores, quienes gozarán solo del 75% de sus haberes hasta el 30 de abril. El argumento es el mismo: exceso de oferta y caída de la demanda. No obstante, seguirán en funcionamiento las áreas de administración y ventas para buscar flujo de dinero.

Lo paradigmático de la planta del oeste del conurbano es que el presidente Mauricio Macri se jactó, en marzo de 2017, de que “en 2019, los mismos autos que salgan en Francia van a salir de El Palomar. Los que salgan de acá van a decir ‘hecho en Argentina’. Eso es todo un orgullo”.

“Lo que hacemos no es para crecer uno, dos o tres años y volver a caer. Esta vez hacemos las cosas de fondo, sin atajos ni mentiras. Para crecer décadas. Esa es la única manera de rescatar argentinos de la pobreza”, aseguró por entonces el primer mandatario en el acto inaugural.