La presidenta del bloque de Unidad Ciudadana en el Senado, María Teresa García, le reclamó a la gobernadora María Eugenia Vidal que informe la ejecución presupuestaria del año 2018, cuyo plazo venció el 31 de julio por la modificación de la ley de presupuesto.

El informe debería haber sido presentado en la Legislatura el último día de julio y, producto de casi dos meses de demora, la senadora García instó al Ejecutivo a que remita la documentación correspondiente.  La Contaduría General, a cargo de Carlos Baleztena, es el área que tendría que haber confeccionado la documentación para hacerla pública ante los legisladores.

Los datos, que deberían aparecer en la web oficial de la Contaduría bonaerense, solo aparecen hasta el mes de septiembre del año pasado. Es decir que al Ejecutivo le resta rendir cuentas sobre la ejecución de gastos en el último trimestre de 2018.

Estos datos le permiten a los bloques legislativos interpretar posibles subejecuciones, desviaciones de partidas y pensar proyectos de ley en función de demandas y de esas áreas con mayor o menos presupuesto. Los retrasos, lógicamente, también se dan en los dos primeros trimestres del año en curso.

Por eso, la jefa de bancada de Unidad Ciudadana presentó una nota en la Contaduría general bonaerense en la que recordó que el plazo está vencido y solicitó el Informe de Ejecución Presupuestaria del 2018. García quedó “a la espera” y señaló que si no recibe la información en ocho días hábiles, “se iniciarán las acciones legales que correspondan”.

“Cuando se vota el presupuesto se vota con una finalidad. Nosotros nos hemos opuesto a los proyectos enviados, pero tenemos derecho a conocer la forma en que se define el gasto. No hemos encontrado números para contrastar esa información”, señaló la legisladora a La Tecla.