Lejos de los pronósticos del FMI, el Producto Bruto Interno se achicó considerablemente respecto del primer trimestre de 2018.

El Producto Bruto Interno (PBI) de la Argentina se contrajo en el primer trimestre un 5,8% interanual y 0,2% respecto de los últimos tres meses de 2018, informó el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) este miércoles. El dato va en línea con la caída de la actividad económica, la pérdida de poder adquisitivo y la alta inflación.

El informe trimestral del órgano oficial dio cuenta de que la recesión que empezó en el segundo trimestre del 2018 producto, en parte, de la corrida cambiaria que llevó el dólar de $20 a $30 en los últimos días de mayo, continúa. En el periodo abril-mayo-junio, el registro fue de $747.000 millones de pesos y la cifra se contrajo a $666.750 al primer trimestre del año en curso.

El PBI –que mide el valor total de bienes y servicios totales en todo el territorio nacional-  se tradujo en otras variables en términos interanuales, según el Indec: la industria manufacturera redujo su actividad en un 10,8%; el comercio mayorista y el minorista en 12,6%; las actividades inmobiliarias en 1,9%  y la construcción en 6,8%, entre los rubros más importantes.

Los pronósticos del Fondo Monetario Internacional (FMI) para la Argentina, recalibrados en abril, no parecen muy cercanos a cumplirse, ya que estimó una caída del PBI del 1,2%, una inflación del 30,5% y una desocupación del 9,9%.

La tendencia descendente del valor de los bienes y servicios argentinos parece que sí estará cerca de la cifra predicha por el órgano multilateral, aunque la desocupación alcanzó el 10,1% -la más alta desde 2006- y la inflación roza el 20% en los primeros cinco meses del año. Sólo un cambio abrupto en las políticas económicas podrá cambiar el panorama de cara a diciembre.

El informe completo del Indec: