Los docentes universitarios expresaron su rechazo y la paritaria entró a un cuarto intermedio. “Diez 10 puntos de pérdida de salario es un golpe enorme para el bolsillo”, sostuvieron.

Este lunes los funcionarios del Ministerio de Educación de la Nación y los representantes gremiales de los docentes universitarios se reunieron, por segunda vez, en el marco de la paritaria 2019, pero la oferta del 7% fue considerada insuficiente. El aumento, sumado al 9% otorgado de manera unilateral en la primera reunión y al 25% firmado, “deja a los docentes universitarios 10 puntos por debajo de la inflación”, expresaron en un comunicado, por lo que se pasó a un cuarto intermedio hasta el 26 de marzo.

El secretario general de la Conadu Carlos De Feo, uno de los gremios más representativos, anticipó que el 2019 será un año de “enormes movilizaciones” y le reprochó al Gobierno el pedido de esfuerzo que hace a los trabajadores. “Contestamos que 10 puntos de pérdida de salario es un golpe enorme para el bolsillo de los trabajadores, sobre todo teniendo en cuenta que el aumento de la canasta básica alimentaria es mucho mayor que el 51% de inflación”, agregó.

Los líderes gremiales pidieron que oferten una mejora superadora del 9% otorgado por decreto, pero desde la Secretaría de Políticas Universitarias la oferta se redujo al 7% y todo parece indicar que los primeros días del ciclo lectivo universitario serán conflictivos. El reclamo es que el aumento llegue al 25% y cláusula gatillo en noviembre y diciembre y otra para enero y febrero.

En esa línea, la secretaria gremial de Conadu, Verónica Bethencourt, indicó que “la cuestión es nuevamente cuánto está dispuesto a saldar de esa diferencia. Hay una sentida preocupación porque los salarios de la docencia universitaria vienen en caída libre, como los salarios de los trabajadores y las trabajadoras de todo el país”.