El gobierno municipal del distrito bonaerense de Lobos decidió dar marcha atrás al compromiso de abrir un espacio de capacitación y profesionalización para los trabajadores de control de admisión y permanencia de la ciudad, más conocidos como «patovicas».

De un momento a otro, a través del Secretario de Gobierno, Pablo Hasper, el municipio habría dejado sin capacitación a los trabajadores del sector, a pesar de haber acordado la llegada de instructores del Centro de Formación Profesional N° 420 a la localidad.

Los instructores del CFP 420 iban a llegar al municipio de forma gratuita, el Ejecutivo sólo debía afrontar los gastos del traslado de los mismos, razón por la cual habrían desestimado la oportunidad de capacitar a los «patovicas», logrando de esta manera importantes avances en la formalización laboral, además de otorgar de esta manera mayor seguridad a los asistentes a boliches, bares, lugares de esparcimiento nocturno y recitales.

La decisión del funcionario Hasper, con el acompañamiento del Poder Ejecutivo municipal, impedirá a los trabajadores de la localidad poder cumplir con uno de los requisitos que exige la ley de Espectáculos Públicos 26.370 para poder desempeñarse en la dicha actividad.

Desde el CFP 420, unica entidad habilitada para el dictado de estos cursos en la provincia, explicaron a este medio que «de un día para otro el secretario de Gobierno Hasper se negó a abrir una subsede de la entidad educativa, responsabilizando a la Jefatura Distrital de la negativa”.

«Es una pena el accionar del funcionario, ya que con esta actitud deja sin la posibilidad de capacitación gratuita a trabajadores de la ciudad, minimizando un tema tan preocupante y sensible cómo es hoy en día la seguridad nocturna en el distrito», expresó un dirigente del Centro de Formación.

Los cursos del CFP 420 -conveniado entre SUTCAPRA y la Dirección General de Cultura y Educación- son gratuitos y se dictan en distintas subsedes distribuidas en diferentes puntos de la provincia de Buenos Aires. A lo largo de su historia, el centro capacitó a más de 1000 trabajadores de la actividad.