El organismo multilateral autorizó los fondos y el martes llegarán al país. Lagarde elogió el programa económico, pero expresó preocupación por la inflación y pidió más impuestos.

El Fondo Monetario Internacional aprobó el tercer desembolso por 10.800 millones de dólares del acuerdo stand-by que acordó con el Gobierno nacional por un total de 57.700 millones de dólares. Con esta nueva transferencia, que será efectiva el martes, se habrá totalizado un monto de US$ 38.900.

El Directorio Ejecutivo del FMI se reunió este viernes y emitió un comunicado respecto del programa económico, en el que, como principales puntos, se elogiaron los logros en materia de reducción de déficit fiscal primario, pero advirtió por los niveles inflacionarios y la caída de la recaudación.

Luego de la reunión que duró poco más de una hora y media, el comunicado del FMI destacó: “El elevado déficit fiscal y en cuenta corriente están disminuyendo. La actividad económica se contrajo en 2018, pero hay indicios de que la recesión ha tocado fondo, y se espera una recuperación gradual en los próximos trimestres. Sin embargo, la inflación sigue siendo elevada; las expectativas inflacionarias están aumentando y la inercia inflacionaria resulta difícil de quebrar”.

“El gobierno argentino dio muestra de su determinación de asegurar que la relación deuda pública/PIB se encuentre en una trayectoria sostenible, reduciendo el déficit primario de 2018 por debajo de la meta fijada en el programa. No obstante, a la luz de un nivel inferior al esperado del ingreso tributario en el primer semestre del año, será crítico actuar continuamente con prudencia en la ejecución de los planes de gasto y tomar otras medidas para incrementar los ingresos fiscales a fin que la posición fiscal de 2019 llegue al balance primario. Es necesario redoblar los esfuerzos por mejorar el marco fiscal a mediano plazo y la gestión de deuda”, agregaron.

Mientras los dólares de las exportaciones de granos se hacen esperar durante abril, el Gobierno espera utilizar los dólares del FMI en el mercado cambiario, donde a través del Banco Central podrá licitar 60 millones diarios gracias al previo acuerdo con el organismo multilateral. La expectativa es aliviar la tensión cambiaria y desacelerar la inflación.