Mientras el dólar y la inflación siguen subiendo, las negociaciones paritarias siguen estancadas en el 15%. Luego del paro del jueves 10 de mayo, desde la CICOP y SUTEBA exigen “una oferta salarial que tenga en cuenta la crisis actual y el llamado urgente a mesas técnicas”.

El jueves 10 de mayo, los gremios de CICOP, SUTEBA y AJB realizaron un paro con movilización en reclamo de paritarias.

“El hecho de haber tenido una convocatoria informal de parte de funcionarios de Economía y Trabajo a horas de nuestra medida de fuerza da cuenta de la alta repercusión que tuvieron nuestras actividades de las últimas semanas”, afirmaron desde la CICOP.

Sin embargo calificaron al encuentro con un “pobre resultado, sin propuestas concretas ni fecha efectiva de convocatoria paritaria, resultó un intercambio de posiciones donde nuestros dirigentes expusieron detalladamente el pliego de reclamos, demandando una oferta salarial que tenga en cuenta la crisis actual y el llamado urgente a mesas técnicas”.

Desde el gremio criticaron al Ministerio de Salud por su inacción y resaltaron el mal estado en que se encuentran los hospitales públicos. Además hablaron de “salarios pobres; condiciones de trabajo rayanas en lo inadmisible; becarios esperando el comprometido pase a planta por años”, entre otro reclamos.

En el mismo Sentido, Roberto Baradel, titular de SUTEBA afirmó que debido a la crisis económica que atraviesa el país y a la suba de precios por la corrida cambiaria, el pedido de incremento salarial al gobierno bonaerense debe ser mayor y advirtió que, “en la próxima negociación salarial con el gobierno de María Eugenia Vidal, exigirán un mayor incremento en los haberes”.

«Va a ser difícil ponernos de acuerdo. Creo que lo central es la cláusula gatillo y el 20% tiene que ser para empezar. Tendríamos que hacer un planteo de por lo menos 25% con cláusula gatillo, que es vital», aseguró.

Baradel sostuvo que “lamentablemente por tercer año consecutivo teníamos razón con la inflación. El gobierno no la está controlando. Sabíamos que iba a ser más alta de la que decía el Gobierno a pesar de que Macri dijo que era una estupidez controlarla. El BCRA decía que la inflación era de 19,4% y subió al 20,3%. Estamos mal por la situación que está pasando».