La casa de altos estudios ubicada en Olavarría abordará el uso de la marihuana desde una visión interdisciplinaria para estudiantes de Ciencias de la Salud.

La Escuela Superior de Ciencias de la Salud de la Universidad Nacional del Centro de la provincia de Buenos Aires (Unicen) comenzó a dictar la primera asignatura electiva para alumnos sobre cannabis, marco regulatorio y estado del arte a nivel nacional y mundial. Se trata de otro avance a nivel académico, luego de la cátedra inaugurada el año pasado en la Universidad Nacional del Sur y del cultivo medicinal en la UNLP.

La asignatura se denomina Salud y cannabis: marco regulatorio, química de extractos, sistema endocannabinoide y uso clínico, está destinada a estudiantes de Ciencias de la Salud y estará dictada por académicos especialistas en oncología, ciencias sociales, cannabis y derecho. Consta de una carga horaria de 34 horas distribuidas en 24 presenciales y 10 destinadas a la elaboración de un informe final.

La propuesta, destinada a estudiantes del Ciclo Clínico y de la Práctica Final Obligatoria, es abordar la problemática de uso medicinal de cannabis desde una visión interdisciplinaria, analizando la construcción del marco regulatoria en Argentina y el estado del arte del conocimiento científico y clínico a nivel mundial.

La primera clase, inaugurada por autoridades académicas de la Unicen, la dictó el Dr. Marcelo Sarlingo, docente, investigador y especialista en antropología médica de la Facultad de Ciencias Sociales de la Unicen. En los próximos encuentros, que serán cada quince días, disertarán especialistas en ingeniería y en derecho, la presidenta de la Cannabis Medicinal Argentina (CAMEDA), Ana García Nicora; el Dr. Fernando Sepúlveda, de la Universidad de Concepción de Chile y la Dra. Romina Montiel, del Instituto de Oncología Ángel H. Roffo.

“Hay un consumo terapéutico algunas veces acompañando por profesionales de la salud y en otras lamentablemente no. Ante esta necesidad insatisfecha, la sociedad pone esta problemática en agenda y nosotros recogimos el guante, de alguna manera, e intentamos generar acciones para que haya algún acompañamiento distinto”, explicó Sarlingo, luego de la primera clase.

El cannabis gana lugar en las universidades públicas

Los antecedentes inmediatos, al menos en la provincia de Buenos Aires, son dos: en la Universidad Nacional del Sur y en la Universidad Nacional de La Plata.

En 2018, la casa de estudios con sede en Bahía Blanca, se convirtió en la primera del país en ofrecer a sus estudiantes de Medicina una cátedra sobre la temática. Destinada al alumnado del tercer año, se dictó en el segundo cuatrimestre del año por médicos, farmacéuticos psicólogos, sociólogos, ingenieros agrónomos y otros profesionales.

Alejandro Bucciarelli, farmacéutico, especialista en fitoterapias e investigador en el área de plantas medicinales de la Cátedra de “Farmacognosia”, le explicó al sitio de divulgación científica Argentina Investiga que el objetivo es realizar un aporte sustancial donde existe escasa formación, “específicamente en lo que a plantas medicinales se refiere. Trabajamos gratuitamente pero con entusiasmo porque vemos que hay una realidad y demanda social de personas que recurren a estas terapias porque perciben una mejora en determinadas dolencias o condiciones de salud”.

En paralelo, la Facultad de Ciencias Exactas de la UNLP y un grupo de científicos realizó una plantación de 30 ejemplares de cannabis con el fin de experimentar los efectos paliativos de su consumo en personas con diversas patologías.

Darío Andrinolo es el líder del proyecto. Foto: Infobae.

En ese entonces, el coordinador del proyecto e investigador del Conicet, Darío Andrinolo, explicó que el objetivo es “pura investigación básica y biomédica”. Incluso antes, con financiación de la Universidad, junto a organizaciones cannábicas y especialistas del Hospital Roffo, montaron métodos de determinación de cannabinoides en aceites, resinas y cogollos, para estudiar su efecto con pacientes que padecen cáncer terminal, dolores e insomnio, entre otras patologías.

El de Ciencias Exactas es el único proyecto desde el ámbito público que comenzó a nutrirse de la ley de uso medicinal del cannabis, sancionada en abril de 2017 y para Andinolo, es un gran avance porque “beneficia a la sociedad” ypromociona la investigación científica”. Además, fue declarado de interés legislativo el año pasado por la Cámara de Senadores bonarense.