El ex gobernador contó que la bronca se desató cuando invitaron a un tercero a formar parte de un almuerzo entre ellos.

Eduardo Duhalde, ex gobernador de la provincia de Buenos Aires entre 1991 y 1999, contó que ofició de articulador entre Mauricio Macri y Hugo Moyano cuando la relación entre ambos era buena públicamente luego de que el presidente ganara la elección en 2015. No obstante, la relación se tensó cuando quisieron involucrar a Pablo Moyano.

El también ex presidente destacó su trayectoria política y su cercanía al movimiento sindical antes de ser intendente de Lomas de Zamora previo a la dictadura cívico-militar. También reivindicó el rol de Hugo Moyano, de quien no duda que ejerce la legítima defensa de los trabajadores: “se la agarran con él y es el cuco que quieren mostrarle a la gente. Lo conozco hace 40 años. Vivió siempre en la misma casa y siempre defendió a los trabajadores. Conmigo no tuvo ningún tipo de duelo, pero sí contra (Carlos) Menem, Cristina (Fernández de Kirchner) y Néstor (Kirchner). Se tienen que dejar de embromar con los dirigentes gremiales y aprender a gobernar”, dijo en FM Cielo.

En rigor, explicó que las causas que la familia sindical tiene abiertas en la Justicia son “para enchastrarlos” y que todo surgió por una invitación a la que Hugo se negó. Fue en 2017, cuando el sindicalista asistió a un almuerzo por invitación de Mauricio Macri y, por entonces, sostenía que la administración de Cambiemos era “la única” cumplidora de promesas.

Luego del encuentro articulado por Duhalde, desde el entorno del presidente quisieron repetir el convite pero con Pablo Moyano como invitado, a lo que Hugo se negó porque desconfiaba de las declaraciones públicas que podría hacer su hijo post almuerzo. “Esto generó que el presidente se enojara mucho y, entre septiembre de 2017 y marzo de 2018, se le hicieran cuatro juicios”, narró el ex gobernador.

Ahí el lomense dijo que se sintió “involucrado” y fue a hablar con los jueces. “Resultó que todo era armado; que este famoso armado de los servicios de inteligencia estaba a pleno acá”, deslizó y agregó: “le dije al secretario del presidente que no sigan con eso porque lo iba a denunciar, porque no se puede usar los servicios de inteligencia para seguir a nadie, ni a un gremialista ni a la gobernadora de la provincia”, finalizó.