Los gremios que conforman el Frente de Unidad docente de la provincia analizan por estas horas los pasos a seguir a partir del lunes que viene, fecha pautada para el inicio de las clases, luego de que el gobierno de María Eugenia Vidal insistiera con un aumento del 15% en tres cuotas que ya había sido rechazado en dos oportunidades.

Los maestros esperan una convocatoria en las próximas con una oferta concreta que cubra sus expectativas de incremento salarial con un piso de por lo menos un 20% y la continuidad de la cláusula gatillo, un mecanismo que puso en práctica el ejecutivo el año pasado, pero que ahora se niega a aplicar.

En su lugar, el gobierno ofreció incluir un mecanismo de «monitoreo» de la inflación, y convocar a paritaria salarial en octubre si la marca supera el 15% de aumento, una iniciativa idéntica a la que se aprobó en 2016, que terminó en conflicto porque el gobierno se negó a reconocer que la suba de precios estaba por encima del aumento salarial y los salarial terminaron el año a la baja.