El primer encuentro de paritaria salarial docente de la provincia cumplió a rajatabla con las expectativas, porque el gobierno ofreció un 15% de incremento sin cláusula gatillo y los gremios lo rechazaron de plano por considerarlo insuficiente, abriendo un manto de dudas de cara al inicio de las clases previsto para el 5 de marzo.

El principal elemento de tensión es la implementación de un mecanismo de actualización automático por inflación, conocido como «cláusula gatillo», que fue un requisito excluyente que solicitaron los integrantes del Frente de Unidad Docente.

El gobierno también ofreció un pago extra de $4500 por única vez como «premio» para los docentes titulares que no faltaron durante el 2017, una medida que es considerara «rompehuelgas» por los gremios, atento que contempla como inasistencias a los días de paro en el marco del extenso conflicto que se desarrolló el año pasado.

La reunión se desarrollo en la sede del ministerio de Economía y participaron los secretarios generales de Suteba, Feb, Udocba, UDA y Sadop, en tanto que por parte del gobierno se presentaron el ministro de Educación, Gabriel Sanchez Zinny y sus par de Trabajo Marcelo Villegas.