La llamada guerra del streaming aún no inicia oficialmente y ya estamos viendo movimientos agresivos por parte de algunos de nuevos jugadores. Este es el caso de Disney, quien desde hace algunos meses se ha mostrado sus armas en preparación al próximo lanzamiento de su plataforma Disney+. Aquí tenemos desde un precio sumamente competitivo de 6,99 dólares al mes, promociones de tres años de servicio al pagar dos, y hasta bundles con Hulu y ESPN por lo que cuesta el servicio estándar de Netflix.

Disney no sólo busca competir en el terreno del streaming, sino ganarlo, por lo que será capaz de usar todo su poder más allá de su estrategia con Disney+, y esto incluye hacer uso de inabarcable emporio. Por tal motivo hoy nos enteramos que Disney está prohibiendo la publicidad de Netflix en todas sus cadenas de televisión.

El 38% del gasto publicitario de Netflix se centra en anuncios de televisión

Según el Wall Street Journal, a inicios de este año Disney había informado a sus empleados que ya no admitirían anuncios por parte de servicios de streaming rivales. Más tarde esta decisión cambió, ya que Disney encontró un punto de acuerdo con la mayoría de estas compañías, con negocios que benefician a ambas partes. A excepción de una sola compañía: Netflix.

Un ejemplo interesante de estos acuerdos es Amazon, con quien Disney sigue buscando llegar a un acuerdo y que a día de hoy no ha tenido éxito. Amazon busca tener más anuncios en las cadenas de Disney, mientras Disney busca que Disney+ esté disponible en Fire TV y las plataformas compatibles propiedad de Amazon.

El caso de Netflix es diferente, no se trata de un gran conglomerado que pueda ofrecer algo de valor a Disney, al menos algo que no tengan o puedan hacer por sí mismos. Disney evaluó si existía una relación comercial o publicitaria mutua, y descubrió que con Netflix no era posible tener en acuerdo del que pudieran tener beneficios.

Es así como Disney decidió que Netflix ya no se podrá anunciar en sus canales de televisión, que no son pocos. Por ejemplo, ABC, Freeform, los canales de Disney en cable, y esto sin mencionar las cadenas de Fox. El único canal propiedad de Disney que queda exento de esta prohibición es ESPN, aunque no se especificó el porqué.

Esto se trata de un duro golpe a Netflix, quien durante 2018 aumentó su gasto en publicidad un 66%, según apuntan en el WSJ, y destinando el 38% de este propuesto a anuncios televisivos. De hecho, de acuerdo a las estimaciones de iSpot.TV, en 2018, Netflix gastó 99,2 millones de dólares en anuncios de televisión en Estados Unidos, y 13% de este gasto se destinó a los canales propiedad de Disney.

Durante la pasada entrega de resultados financieros, Netflix anticipó este escenario y advirtió a los inversores sobre cómo su negocio podría verse afectado si los medios dejasen de aceptan sus anuncios: «Si se reducen los canales de comercialización disponibles, nuestra capacidad de atraer nuevos clientes podría verse afectada negativamente».

Y es que para Netflix los anuncios en televisión tradicional es una de sus mejores herramientas para atraer usuarios, ya que su target está ahí, que son personas sentadas frente al televisor viendo algún programa o película y que no quieren ver anuncios.

Pero eso no sería todo, ya que WSJ menciona que un grupo de ejecutivos de televisión han estado discutiendo el poder establecer nuevas reglas para restringir la cantidad de anuncios relacionados con servicios de streaming en sus canales. Una idea sería poner un límite al presupuesto publicitario de estas plataformas o bien, aumentar las tarifas a las compañías que buscan anunciar sus plataformas de streaming en televisión tradicional.

Lo que es una realidad es que Disney piensa aprovechar todo lo que tenga a su alcance para ganar esta guerra del streaming. Mientras Netflix tendrá que pensar en nuevas y atractivas estrategias si busca competir con estos gigantes que apenas están sacando las garras.

Fuente: Xataka