Con 148 votos a favor, la Cámara baja le dio sanción definitiva al proyecto que introduce la bancarización y trazabilidad de los aportes y permite las contribuciones de empresas a las campañas electorales, que habían sido prohibidas a fines del 2009.

En ese sentido, el secretario de Asuntos Políticos e Institucionales, Adrián Pérez, expresó: «Celebramos que se haya alcanzado el consenso para avanzar en aquellos puntos claves».

«Aquellos que aseguren para las elecciones de este año un financiamiento de campañas más transparente, equitativo y bajo el escrutinio efectivo de la Justicia electoral», agregó el funcionario.

Asimismo, resaltó: “El paso más importante es que ya no habrá aportes en efectivo, será bancarizado. Motivo por el cual, “se conocerá fehacientemente quiénes son los aportantes”.

Un dato no menor es que se estableció que “nadie podrá aportar más del 2% para que el financiamiento de los partidos también esté atomizado”.

Por último, Pérez recordó que “los sindicatos están inhabilitados para hacer aportes”.