Inspectores de la Auditoría de Asuntos Internos de la Policía de la provincia denunciaron que el vehículo en el que se trasladaron hasta el Estadio de Deportivo Laferrere para realizar un operativo fue «destrozado» por personas desconocidas mientras el personal realizaba el control de los efectivos que había en el lugar.

Fuentes vinculadas a Asuntos Internos remarcaron que es la primera vez que ocurre un hecho de esta naturaleza y manifestaron preocupación porque «la rotura de la camioneta se produjo cuando las barras ya se habían retirado del lugar y solo quedaba el personal policial que cumplía tareas de seguridad».

El costo de los operativos en las canchas de fútbol es cubierto por los clubes y el mecanismo utilizado por los efectivos para aumentar los ingresos es colocar en el estadio a un número sensiblemente menor del presupuestado para luego repartir el dinero entre los que si formaron parte del operativo.

«No estamos hablando de que cobran por 500 y van 470, sino de que cobran por 500 y van apenas 200», explicaron a CódigoBaires desde la comisión directiva de uno de los clubes del ascenso y remarcaron que «nunca se controló que cantidad de efectivos venían a la cancha, pero este año los de Asuntos Internos empezaron a recorrer los clubes».

La sospecha es que los destrozos sobre la Hilux de color blanca que traslado a los inspectores hasta el estadio en e que se disputaba el partido entre Deportivo Laferrere y Berazategui, que terminó con un triunfo del primero por 2 a 0, no fueron otra cosa que un mensaje mafioso de la propia policía ante la evidencia de negociados con las horas adicionales.

En ese operativo, el personal de auditoria detectó que de los 203 efectivos convocados se habían hecho presentes solamente 139, por lo cual los encargados de la seguridad debieron devolver el monto correspondiente a los adicionales de 64 agentes.   Si bien desde la policía niegan que esto se trate de un modus operandi, los registros de Asuntos Internos dan cuenta de que en la gran mayoría de las inspecciones en canchas de fútbol se detectan irregularidades de esta naturaleza.

Por eso no se descarta responsabilidad policial en este hecho, que además se intentó mantener en silencio por parte de los efectivos y responsables del operativo de seguridad durante el partido que negaron tener conocimiento sobre algún tipo de incidente.