cuadro arte
Como ocurre con los inmuebles, las obras de arte se revalorizan con los años y los expertos aconsejan, a quienes quieren invertir en el rubro, partir de los mil dólares y comprar con el consejo de una persona que conozca el tema.

El mercado de arte en la Argentina ronda los 100 millones de dólares anuales: 30 millones de ellos se manejan en subastas y el resto se comercializa en galerías, ferias y ventas directas. Para el coleccionista Pablo Birger, la compra de un cuadro es «un refugio de valor».

Empezó con su pasión coleccionista hace 38 años cuando se convirtió en yerno del pintor figurativo Leopoldo Presas, y aunque luego se separó de la hija del artista, la amistad continuó. Para el coleccionista se puede partir de una inversión en arte cercana a los mil dólares.

Aconseja comprar en galerías conocidas como Rubbers, Palatina o Vasari, que orientan al comprador. Considera que las ferias son «para gente que recién se inicia en el arte y de un pantallazo puede ver a diferentes artistas de distintas galerías, a la vez que diferencia entre disciplinas y estilos».

El coleccionista aconseja tener una actitud «tranquila» antes de comprar, además de estudiar arte y acompañar la compra con un consejo profesional.

«Para el que no sabe, antes de elegir una obra lo esencial es que le guste. Después tiene que estudiar el currículum del artista y luego ver el precio», recomendó. A su criterio, las mejores compras se hacen a través de profesionales que le den tranquilidad y confianza al inversor.

«En las subastas se pueden adquirir oportunidades pero hay que saber de arte», advirtió. Julio Abal, jefe de departamento de Arte del Banco Ciudad, dijo a Télam que el banco tiene un equipo de tasadores de arte que analiza los lotes de cuadros que entran por los préstamos por empeños.

«Hay gente que solicita préstamos que entrega un cuadro como prenda pignoraticia. Si paga el préstamo, recupera el cuadro, si no paga, la obra va a subasta», explicó.

Detalló que los peritos verifican la obra, reciben los lotes en consignación y los subastan. Dijo que también se hacen subastas de obras de artistas jóvenes, generalmente abstractos. «Son de buena calidad, los buscamos en talleres de artistas», apuntó.

Para Abal el arte es refugio de inversión y un verdadero disfrute en el momento de la compra, cuando se adquiere algo que gusta. «Hay que recorrer mucho, comparar, informarse y cuidarse acerca de la originalidad de la obra adquirida. Si es falsa, luego no vale nada», advirtió.

«Es bueno que el portfolio de inversiones esté compuesto también por obras de arte. Es una inversión tangible. Hay que optar por artistas consagrados o si no ver en las galerías los artistas con los que están trabajando», indicó. Dijo que se puede partir de inversiones entre 1000 y 1500 dólares.

«Cuando sale una pieza de calidad, siempre encuentra un comprador», estimó. «El coleccionismo es un viaje de ida. Muchos empiezan a coleccionar como manera de inversión y luego terminan atesorando lo que compran. Disfrutan más cuando adquieren un cuadro que cuando lo venden», opinó.

«La ferias, como Arteba y Expotrastienda sirven para ver obras nuevas» dijo, y agregó que el mercado de las subastas es pequeño, cercano a los 30 millones de dólares.

«La venta directa, depende a quién uno le compre, la confianza en que le tenga. Las grandes galerías tienden a ser serias», comentó.

Indicó que la gente puede comprar para invertir, coleccionar o decorar, porque el cuadro le hace juego con las cortinas. Hay técnicas diversas como óleo, acuarela, collage, grabado, escultura en bronce o materiales desechables.

Para la pintora Gloria Audo, una galería es una apoyatura en el tiempo para un pintor, es una relación más personal. El vender en una feria es acceder al público masivo, una transacción manejada al azar. La subasta, en cambio, apunta al valor el mercado, se parte de una base.

«La venta directa la hace el artista en su taller, debe respetar el precio de la obra en la galería», advirtió. «Los galeristas tienen listas temáticas para coleccionistas» describió, y consideró que «están mejorando los museos, se están renovando, se están poniendo en valor».