Al igual que en varias áreas del sector público, los 94.000 efectivos de seguridad deberán acreditar ingreso y egreso en dependencias mediante control biométrico.

El Ministerio de Seguridad de la provincia de Buenos Aires controlará, desde el mes de mayo, el ingreso y egreso de los más de 94.000 efectivos de la Policía en todas las dependencias policiales. Será mediante el mismo sistema biométrico que funciona en el grueso de los ministerios y dependencias públicas bonaerenses.

La idea de la cartera conducida por Cristian Ritondo es que los primeros equipos de control se instalen en La Plata a modo de prueba para luego extender su funcionamiento a dependencias del conurbano norte. Posteriormente, que se expanda por todo el territorio bonaerense.

La empresa IAFIS Biometrics & Forensics Argentina S.A. será la encargada de abastecer de una primera tanda de 200 equipos, provistos de pantalla táctil con cámara, identificador de huella dactilar y molinete. Según el Ministerio, ya se ordenó a once dependencias policiales de la capital provincial que acondicionen las entradas  para la implementación del sistema.

En esa línea, Ritondo señaló que “siempre dijimos, y lo hicimos, que vamos a invertir en capacitación de tiro, chalecos y móviles, para mejorar las condiciones de nuestros policías. El respaldo a ellos es absoluto. Pero también remarcamos que vamos a controlar el trabajo diario de los policías para que los que cumplan con los horarios, que son la mayoría, sepan que están haciendo las cosas bien y que los que no cumplen serán identificados”.

Asimismo, el funcionario explicó a Clarín que este tipo de controles ya se realiza a los efectivos que cumplen tareas en operativos de seguridad de los partidos de fútbol y que, debido a varias irregularidades, se extenderá a las dependencias. “A los clubes se les cobra muchos más efectivos de los que realmente participan de los operativos. A tal punto que ya llevamos devueltos $ 21 millones a las instituciones porque se les había sobrefacturado”, aseguró.

En paralelo, el ministro puntualizó que este tipo de controles será de utilidad para permitir el entrecruzamiento de datos con carpetas médicas, adicionales, horas extra, movimiento de personal y cumplimiento de horario. “Sirve también para que no se superponga personal que debería estar de servicio”, explicó.