Luego de las medidas económicas que anunció el presidente Mauricio Macri por la devaluación pos electoral del peso, Julián Moreno, vicepresidente de la Asamblea de Pequeños y Medianos Empresarios (Apyme), advirtió lo duro que será afrontar los próximos cuatro meses en materia económica. “La semana que viene hay que pagar la quincena. ¿Con qué la pago si no tuve ventas?”, se preguntó.

En diálogo con Radio La Plata (FM 90.9), Moreno destacó que “todo lo que sea poner plata en el bolsillo de la gente generaría una pequeña reactivación en lo que duran los dos meses de la medida. Pero si hay una devaluación del 6% en el día, prácticamente se neutraliza. 2.000 pesos en un sueldo de 30.000 es poco. La devaluación de ayer se la fumó toda”. Además, deslizó que las medidas quedaron obsoletas y en poco tiempo “no van a significar nada”: “esto en dos meses quedará desacreditado”.

Julián Moreno, vicepresidente 1º de APYME.

El dirigente de Apyme también se refirió a lo que debería hacer el presidente para que la economía no siga lastimando a las pequeñas y medianas empresas: “Macri tiene que desoír y aplicar medidas proteccionistas, cuidar la balanza de pagos externos, cuidar el mercado de capitales. Aunque el FMI lo prohíbe, en algún momento hay que rebelarse. Es muy difícil porque estamos en manos del mercado, pero el mercado está huyendo”.

En paralelo, se despojó de su condición de dirigente empresarial y señaló, a título personal, que sería “positivo” un adelantamiento de elecciones para “dejar de caer en la pobreza, sobre todo para el mundo de los laburantes”. “Esta semana está parada. No hay actividad con el dólar fluctuando como fluctúa. No hay precio de compra ni de venta. El que vende se quiere cubrir. Si uno quiere reponer mercadería, tiene que saber a qué precio fijarla”, explicó.

“Han armado una pelota mediática de que los gobiernos no peronistas no llegan al final del mandato. El problema es que el gobierno se entregó al mercado y nos dejó colgando del andamio. Esa realidad es problema del modelo económico del que decidió prenderse. No tiene que ver con ser o no peronista. Para nuestra salud, cuatro meses entregados al mercado puede ser la muerte de muchos puestos de trabajo”, lamentó Moreno.