Ante el descuento sobre el incentivo por productividad impuesto por los directivos de ARBA, que afecta a empleados con licencia por maternidad, embarazo, duelo y donación de órganos, los trabajadores se declararon en estado de alerta y se preparan para recurrir a la Justicia.

El Secretario General de Asociación Empleados de Rentas e Inmobiliaria (AERI), Jorge Baldovino aseguró “hemos rechazado y repudiado contundentemente  esta medida, hemos interpuesto un recurso administrativo contra esta increíble resolución dictada por el Director Ejecutivo de ARBA”.

En ese sentido el dirigente afirmó que están analizando una presentación judicial, “pero previo a eso hemos requerido la intervención del Ministerio de Trabajo y esperamos una respuesta durante esta semana para después analizar los pasos a seguir”. El gremio se ha declarado en estado de alerta y sesión permanente.

Asimismo, explicó  que «la reglamentación que ha sacado el Director Ejecutivo de ARBA es contraria a todos los principios que en esta materia proclama la gobernadora de la Provincia, fundamentalmente con la protección de la mujer, a la maternidad, a la adopción, a la donación de sangre, a la donación de órganos, todo eso por esta reglamentación sufriría descuento el premio» que está vigente desde el 2008 por ley, cuando se creó el ARBA.

Aunque el Secretario General de AERI cree  que Fossati “ha sido inducido a un error por sus asesores jurídicos”, afirmó que “la responsabilidad y quien firma es él”. Además infirió que junto con UPCN han agotado las instancias de diálogo: “hemos hablado hasta el cansancio con Fossati tratando de hacerle entender esta barbaridad, sin embargo ha desoído nuestros reclamos”.

El único reclamo al que hizo lugar el Director fue ante el reclamos de que no se apliquen los descuentos de manera retroactiva “esta resolución la firmó el 24 de abril y la establecía con efecto retroactivo al 1 de enero, el incentivo se cobra cuatrimestralmente, así que el primero iba a tener descuentos en el incentivo”, sin embargo, ante la presión gremial dictó una resolución posterior corrigiéndolo.

Baldovino  denunció que “esta resolución que es retrograda, a contrapelo de la normativa laboral de cualquier lugar que la mires, nacional e internacionalmente”, y además opinó que es injusta y discriminatoria fundamentalmente hacia la mujer trabajadora, en relación a los descuentos por maternidad, o en el caso de exámenes médicos como mamografías.