El sindicato sostiene que el Proceso Preventivo de Crisis que presentó la empresa al gobierno nacional “es una excusa” para avanzar en una precarización a los trabajadores.

Coca-Cola Femsa presentó un Proceso Preventivo de Crisis (PPC) al Ministerio de Producción y Trabajo de la Nación para reducir –según cuenta El Cronista- 60 de los 600 empleados que la multinacional tiene en Capital Federal. Desde el Sindicato de Camioneros, el secretario general de la rama de agua y gaseosas, Alberto Francese, denunció que es una maniobra porque “ellos venden igual el producto.

En diálogo con Radio La Plata (FM 90.9), el sindicalista dijo que el PPC de Femsa no le sorprende porque “buscan de todas formas bajar los costos. Para ellos, los costos somos los trabajadores. Presentamos estado de alerta y movilización. Los próximos que van a tocar somos nosotros”. “Estas multinacionales, cuyo gran socio es el gobierno nacional, cuando empatan (sus ganancias con costos) quieren hacer reducción de personal para bajar costos”, agregó.

En la misma línea, denunció un mercado negro de distribución de packs de gaseosas para no tener a los trabajadores en blanco y destacó que “en realidad hay muchos trabajadores internos de reparto. Es mucha gente que quedaría afectada si la empresa presenta la medida en todo el país”.

A partir de la recepción del PPC, el gremio y la patronal de Femsa tienen 10 días para llegar a un acuerdo. El Ministerio de Producción y Trabajo intentará menguar las suspensiones o despidos que puedan efectuarse.