Gustavo Galland
La Justicia de La Plata decidió anular el decreto que emitió la comuna local en 2008 para destituir de su cargo al entonces defensor ciudadano, Gustavo Galland, y la obligó a pagarle al ex funcionario una importante suma de dinero en concepto de daño moral y material.

La decisión fue tomada por el Juzgado Nº 1 en lo Contencioso Administrativo, a cargo de Luis Arias, y dejó sin efecto la normativa aprobada por el intendente Pablo Bruera que removió de sus funciones al defensor Galland.

Galland había asumido su cargo en la Defensoría, en 2006, cuando el jefe comunal platense era el actual ministro nacional Julio Alak. Un año después, Bruera asumió la intendencia local. En la primera reunión de gabinete, el 11 de diciembre, [Bruera] dijo, tajante, que había que echar al defensor del pueblo», contó Galland.

Según fundamentó en ese momento el Concejo Deliberante, el organismo con potestad sobre la Defensoría, el entonces funcionario había incurrido en «incumplimientos graves de los deberes a su cargo» y se le acusó de participar de política partidaria vinculada con Alak.

Control ambiental

«Hay que tener en cuenta que la Defensoría es el único organismo de contralor que tiene el municipio con injerencia en temas ambientales. En el gobierno de Bruera predominan esos problemas, como el código de planeamiento urbano y la planta de basura cero, entre otros», se defendió el ex funcionario.

Galland relató que como él se negaba a dejar su puesto recibió varias amenazas. «Me llamaron a la oficina, y me dijeron que me tenía que ir porque, si no, la íbamos a pasar yo y los míos. También hubo una amenaza de bomba en la Defensoría», relató.

Galland fue reemplazado entonces por otra funcionaria, María Monserrat Lapalma. Sin embargo, pese a que el juez Arias anuló el decreto municipal que removió al defensor, el magistrado aclaró en su fallo: «La restitución no puede ser objeto de decisión en la presente sentencia, pues en la actualidad se encuentra en el ejercicio de esas funciones la doctora Lapalma, cuya designación no ha sido puesta en tela de juicio por el actor, ni fue citada para ejercer su derecho de defensa en este proceso».

El querellante demostró respeto por su colega e indicó que, aunque esta medida le permitiría presentarse en la oficina, esperará hasta que la intendencia se haga eco de la medida para volver a la Defensoría.

Según se agregó en la decisión judicial, la comuna platense deberá abonar al ex funcionario una indemnización equivalente al 70 por ciento de los sueldos caídos desde su destitución más otra suma por daños morales de 35.000 pesos.

Ante la consulta de LA NACION, voceros de la Municipalidad indicaron que la intendencia no había sido notificada del fallo, pero que, cuando eso ocurra, la medida será apelada.

LOS HECHOS

* En 2006. Gustavo Galland había asumido su cargo en la Defensoría ese año, cuando el jefe comunal platense era el actual ministro nacional Julio Alak.

* En 2007. Asume como intendente Pablo Bruera y, el 11 de diciembre de ese año, en su primera reunión de gabinete, decide echar de su cargo al defensor del pueblo Galland, quien, mediante un decreto, lo removió de sus funciones.

* En 2008. Se firmó el decreto que removió a Galland definitivamente de su cargo y, luego, fue reemplazado por la funcionaria María Monserrat Lapalma.

* En 2011. La justicia platense decidió anular el decreto emitido en 2008 y obligó a la comuna local a pagarle a Galland la suma de 35.000 pesos más el equivalente al 70% de los sueldos caídos desde su destitución. 

Fuente: La Nación