En rechazo a las modificaciones del régimen jubilatorio, trabajadores del Banco Provincia realizarán este jueves y viernes un paro total de actividades que se replicará la semana siguiente complicando el cobro de haberes para una parte de los trabajadores de la provincia como policías y penitenciarios.

Desde La Bancaria emitieron un duro comunicado en el que aclaran algunos de los puntos que el oficialismo utilizó como argumentos para sostener las modificaciones y adelantan que los dos días de paro de esta semana y los de la siguiente son «solo el comienzo» de un plan de lucha.

Primero acusan a María Eugenia Vidal, a los legisladores del oficialismo y a «un puñado de legisladores de la opsoción» de cercenar «derechos de los trabajadores, jubilados y pensionados del Banco Provincia» y advierten que «han manifestado erróneamente o de mala fe, que los trabajadores del Provincia tienen un régimen de jubilaciones de privilegio. Esto NO es así».

Explicaron que en el régimen del Banco «se aporta por cada trabajador activo entre un 37 y un 42 por ciento de sus haberes. Ningún sistema ni en Argentina ni en el exterior prevé semejante porcentual» y aclararon que » ya era requisito jubilarse con 35 años de aportes, o sea 5 años mas de permanencia que en cualquier otro trabajador o monotributista de ANSES».

Además, remarcaron que de forma extraordinaria respecto de la mayoría de los jubilados del resto del país, los retirados del Provincia «siguen aportando de por vida el 11 por ciento de sus ingresos», además de realizar «aportes extarordinarios cada vez que recibimos un aumento salarial o tenemos un ascenso, sumado a que el primer mes de nuestro sueldo va íntegramente al sistema».

 

Sobre el déficit que genera la Caja del BAPRO, los trabajadores indicaron que «casi la totalidad de las prestaciones sociales son deficitarias», por lo que sostener ese argumento podría ser peligroso porque  «de ahí a decir luego que la educación y la salud son deficitarias es un corto trayecto a pretender que todos los ciudadanos deben pagar por prestaciones consagradas con gratuidad en la Constitución».

El déficit se explica en parte porque la cantidad de aportantes e menor al de beneficiarios, lo que según explicaron desde el gremio que conduce Sergio Palazzo, se debe al congelamiento de la planta «a pesar de la notoria falta de dotación, y el fraude de tercerizar tareas que son propias de la institución».