La muerte de Carlos Sánchez, un chofer de la línea 514 en la estación de Claypole en un hecho de inseguridad, desencadenó el paro de 60 líneas en el conurbano bonaerense, en La Plata la línea 129 adhirió a la medida. La protesta se trasladó a la sede platense del Ministerio de Seguridad.

«Estamos a la deriva» relataron los choferes «así no podemos trabajar más», denunciaron que los hechos de inseguridad son recurrentes y que desde la UTA tampoco obtienen respuesta: «hay dos o tres ahí adentro que no sabemos para qué lado van a tirar».

Para finalizar anunciaron que hasta mañana continuará el paro, «tenemos derecho a reclamar como cualquier argentino».