Foto: diario La Verdad.

Desde mediados de noviembre, Induspol Aislaciones tenía suspendida a su planta de empleados, quienes esta mañana no pudieron ingresar a sus puestos laborales.

Producto de los exorbitantes tarifazos y la caída de la demanda, la empresa juninense Induspol Aislaciones e Induspolímeros S.A venía de serias dificultades y terminó por despedir, este jueves, a sus 37 trabajadores.

La empresa de Junín fue durante tres décadas una de las cuatro únicas productoras y transformadoras de poliestireno expandido en todo el territorio nacional, pero la crisis económica del país que atenta directamente contra pequeñas y medianas empresas no le permitió seguir sosteniendo las fuentes laborales de 37 personas.

Cuando llegaron la mañana de este jueves “encontraron una nota pegada en la puerta con la firma de los dos socios, Antonio Regés y Carlos Ravazzano”, explicó al diario La Verdad Rubén Moyano, secretario general de la Unión Obreros y Empleados Plásticos de Chivilcoy.

Fueron los mismos dueños los que argumentaron que no pueden seguir operando producto de la fuerte suba de tarifas y del desplome en la demanda del telgopor, que se refleja en la caída de la industria en el orden del 6,4% anual.

El sindicalista indicó que la firma pretende pagar indemnizaciones menores a las correspondientes y que el grueso de los operarios rechazará la propuesta. Además, a varios les deben dos meses completos de sueldo y a otros sólo los subsanaron abonándoles $5.000.