Pese a que el precandidato se fue del Gobierno en 2008, el juez efectuó el llamado a declaración testimonial por sus declaraciones periodísticas.

“El acuerdo con Irán fue un mal acuerdo”, fue la frase que el juez federal Claudio Bonadio utilizó de argumento para llamar como testigo al precandidato presidencial Alberto Fernández en la causa en la que Cristina Fernández de Kirchner está procesada por el memorándum con Irán.

Este domingo, en declaraciones a La Nación y en la señal televisiva América, el ex jefe de Gabinete sentenció que la firma del memorándum del Gobierno con la República de Irán fue “un mal acuerdo”, lo que motivó al magistrado enemigo de CFK a llamarlo para que testifique.

Lo particular de la citación es que Fernández renunció a la coordinación del Gabinete nacional el 23 de julio de 2008, casi cinco años antes de la firma del pacto con Irán, que fue en enero de 2013.

La hipótesis de Bonadio como juez instructor es que Cristina fue la mentora de “un plan criminal con entidad suficiente para que los ciudadanos iraníes identificados como responsables de la voladura de la AMIA pudieran sustraerse de la acción de la Justicia”, con la búsqueda de que Interpol anulara los pedidos de captura en su contra.

A poco más de un mes de las PASO el llamado a testificar es un tanto sugerente, ya que se enmarca en todos los procesos judiciales contra la ex presidenta que un sector de la Justicia Federal de Comodoro Py reactivó en medio del proceso electoral.

La causa de la obra pública, cuyo juicio oral y público comenzó el 21 de mayo, es una de las que pasa por esta situación y que se estima emitirá sentencia a principios de 2020. El expediente de las fotocopias de los cuadernos, en la que el fiscal Carlos Stornelli pidió elevar una parte a juicio oral, es la otra causa a la que el oficialismo quiere sacarle rédito político con la senadora sentada en el banquillo de los acusados.