En las sesiones extraordinarias de febrero y con gran oposición, el gobierno nacional impulsará el tratamiento que busca imputar al 3,1% del total de personas que comenten delitos.

A falta de discusiones sobre las medidas económicas, o del cierre de las escuelas y centros de formación profesional, el gobierno nacional impulsa el tema de la seguridad: pistolas taser, deportación de extranjeros y la baja edad de imputabilidad; este último será tratado en el Congreso Nacional en las sesiones extraordinarias de febrero.

“Va a cambiar las condiciones de seguridad y consiste en la creación de un régimen socioeducativo que, independientemente de la edad que tenga, cuando un menor comete un robo entra en un régimen de resarcimiento de la conducta gravosa que le generó a la sociedad”, afirmó la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich en Radio Mitre quien agregó que es “una deuda pendiente de la sociedad” y se lamentó que muchos sectores “pretendan dejar todo como está” para evitar polémicas.

Sin embargo los números no acompañan, solo el 3,1 de los delitos son cometidos por menores. Según datos de la Procuración General bonaerense, en 2017 se iniciaron 26.026 causas penales a jóvenes de entre 16 y 18 años de edad, a los que la ley les otorga un régimen procesal especial. En ese mismo período, en tanto, se vieron involucrados en algún tipo de delito 4.363 menores de 16 años, actualmente declarados inimputables por la ley.

En lo que respecta a los datos provinciales, en 2017 se registró una baja del 2,3% en los delitos cometidos por menores, mientras que en el período 2014-2017 la caída fue del 10,7% (pasó de 29.155 a 26.026 casos).

En este sentido, el gobierno nacional se encontrará con fuertes trabas de la oposición que ya se decolaron en contra de la medida.

El jefe del bloque de Argentina Federal en Diputados, Pablo Kosiner, sostuvo que “está pasando algo muy raro: todo el mundo opina sobre lo bueno o malo del proyecto de baja de edad de imputabilidad a los menores sin que éste haya sido publicado”. En tanto el senador Miguel Ángel Pichetto se mostró “de acuerdo en discutir un régimen penal juvenil integral”, sin embargo aclaró que “hay delitos que cometen menores, pero no es el problema que hoy está viviendo la Argentina en materia de seguridad”.

Graciela Camaño, jefa de la bancada massista, le dijo a Clarín que “el Gobierno tiene la idea de ‘bolsonorizar’ la campaña”. Sin embargo, sostuvo que “vamos a trabajar como todos los proyectos de seguridad, en la idea de que salga. El nuestro propone la baja a 14 años, pero se trata de tener un régimen para que los pibes no sean rehenes de lo que los jueces quieran”.

En tanto, el ex juez de la Corte Suprema, Eugenio Raúl Zaffaroni, criticó el proyecto del gobierno ya que esta clase de debate “sale a relucir cada vez que el totalitarismo financiero quiere generar más violencia”. “Si los meten en una cárcel sabemos que los marcan, los violan y les condicionan carreras criminales”, señaló en diálogo con Big Bang News.