arrieta prensa
El gobierno de la provincia de Buenos Aires enviará el proyecto de ley de Desarrollo Rural a la Legislatura en el corto plazo, confió el ministro de Asuntos Agrarios bonaerense, Gustavo Arrieta.

Se trata de un instrumento que los agricultores familiares de la provincia vienen reclamando desde hace varios años y que es clave para mejorar la tarea del sector ya que considera el desarrollo rural de manera integral, explicó un comunicado oficial.

Esa integralidad incluye la producción primaria, la comercialización y el equipamiento colectivo al alcance de los productores, además de la mirada puesta en el Programa Estratégico Alimentario (PEA) para crecer en producción y también en calidad.

“Es una característica del sector el valor agregado en origen”, coincidieron los productores que se reunieron con el funcionario.

Por su parte, Arrieta señaló: “Por segunda vez desde que asumimos en diciembre, nos encontramos para trabajar estos temas tan sensibles y tan ligados a la raíz de la producción con valor agregado de productos agrícolas».

«Esta Mesa nos presenta una visión específica del sujeto agrario, que debemos tener en cuenta en el desarrollo del sector, según nos indican la presidenta Cristina Fernández de Kirchner y el gobernador Daniel Scioli”, agregó.

La iniciativa fue consensuada en el seno de la mesa que nuclea a productores familiares, con la participación del Ministerio de Asuntos Agrarios, con la intención de dotar de fondos emergentes a la nueva ley con aportes de la cartera agraria.

«Estamos de acuerdo en promover esta ley así le damos mayor sustentabilidad y visibilidad al sector, con los mejores recursos que podamos; queremos sacar la mejor ley en el menor tiempo posible», enfatizó el ministro.

En la oportunidad se abordó además un documento sobre la tenencia y el uso de la tierra elaborado por los productores que servirá como puntapié inicial para preparar un proyecto de ley provincial.

También se dio a conocer el anteproyecto de ley de suelos que tiene el Ministerio de Asuntos Agrarios y que pondrá en discusión ante las organizaciones.

“Hay que analizar los temas que abarca la ley de suelos del Ministerio y compararlos con los de la ley de tierras de las organizaciones para que no se superpongan o neutralicen, debemos establecer puntos de acuerdo», aseguró Arrieta.

Al respecto, concluyó que «ambos instrumentos deben ser claramente complementarios, sin correr ningún tipo de riesgo en cuanto a la falta de consenso o sustentabilidad social productiva de la norma”.