El Secretario General de la Asociación de trabajadores de la Sanidad Argentina (ATSA), Pedro Borgini contó sobre el lanzamiento de un programa para reducir la violencia laboral: desde hostigamiento, malos tratos, hasta abusos, son parte de las denuncias que realizan los trabajadores.

El gremio ATSA La Plata hace tiempo viene trabajando en políticas y acciones tendientes a evitar los daños físicos y psicológicos que afectan a los trabajadores de sanidad, el 42,8% que reconocen haber recibido algún tipo de agresión en el trabajo. Borgini destacó que se trata de situaciones que se dan regularmente «en las guardias de los hospitales públicos y clínicas privadas».

«Lo que hacemos ahora es un programa integral sobre violencia en general» dijo y explicó «porque también se puede dar violencia intrafamiliar, violencia u acoso laboral u otros tipos de violencia que generen en el trabajador una situación difícil de sobrellevar».

Se conformó un equipo interdiciplinario de psicólogos, médicos, abogados, trabajadores sociales y comunicadores  junto a diferentes órganos oficiales a nivel provincial y municipal, tendientes a «palear ese padecimiento al trabajador desde todo punto de vista». Asimismo, relató que el acoso laboral se da debido a un abuso de poder entre diversas jerarquías, y en ocasiones entre mismos compañeros, «en un 70 por ciento son mujeres», resaltó.

Asimismo contó que «hay cuadros de violencia que son muy sutiles, son psicológicos», y que hay personas que no denuncian la situación por miedo a perder su trabajo. Para finalizar, aseguró «necesitamos toda la ayuda del Estado», para que «las denuncias se hagan en diferentes ámbitos que tienen que ver con la defensa de la violencia hacia las mujeres, intrafamiliar o laboral».