Un informe de la UNDAV advierte que entre marzo de 2018 y marzo de 2019, se dieron de baja 268.000 puestos de trabajo de la economía formal.

Tras la publicación de los datos de desempleo del primer trimestre del año, el Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad Nacional de Avellaneda recopiló los datos que tienen como principal foco al 10,1% de la población sin trabajo y demostró la cantidad de puestos de trabajo que se perdieron producto de la matriz macroeconómica.

En esa línea, el reporte demuestra que los sectores más son en el sector industrial (-67.000), comercio (-45.000), transporte y comunicaciones (-18.000) y actividades inmobiliarias y empresarias (-14.000). Las únicas provincias que no se vieron afectadas son Neuquén, Catamarca y Santa Cruz.

Para colmo, el panorama no parece que mejorará en lo que resta de 2019, ya que “la tasa de entrada al mercado laboral está en los niveles más bajos desde la salida de la crisis del año 2002”.

“El año 2018 termina cerrando con indicadores laborales notablemente deteriorados en relación a 2015. No obstante, este año continúa y profundiza la tendencia, en especial con los datos del primer trimestre. La desocupación alcanzó los dos dígitos y trepó al 10,1% por primera vez desde el año 2006. Con lo cual, creció 4,2 puntos porcentuales en relación a 2015 y +1,0 en relación al mismo periodo de 2018”, asegura la UNDAV.

Por otro lado, algunos sectores económicos han sufrido más que otros, como el industrial, cuyos indicadores de empleo formales cayeron, desde noviembre de 2015, en 138.000 puestos laborales. El sector de comercio en cambio creció, aunque moderadamente, hasta marzo del 2018, momento a partir del cual comienza su caída al compás de la recesión económica. Son 16.000 puestos perdidos con respecto a noviembre de 2015.

En paralelo, se puede constatar la visión pesimista respecto al futuro próximo en relación al crecimiento del empleo. Se muestra claramente como el estallido de la crisis de 2018 significó el empeoramiento del panorama empresarial de cara a los próximos meses. Es así que por primera vez desde el año 2015, las empresas que planean reducir su plantilla son más que las que planean aumentarla.

En momentos de crisis, la cantidad de empresas que presentan puestos laborales vacantes se reduce. Por lo tanto, la fuerza de trabajo al acercarse al mercado laboral encuentra menos posibilidades de conseguir un empleo en el sector privado debido a la baja demanda laboral por parte de las empresas.

El informe completo de la UNDAV: