La presidenta argentina, Cristina Fernández, realizará su próximo viaje internacional al Continente Asiático, en un avión alquilado a una empresa británica para evitar el embargo de fondos especulativos sobre la aeronave presidencial, el Tango 01.

Argentina trata de evitar así que el Tango 01 corra la misma suerte que la fragata Libertad, el buque insignia de la Marina nacional, que fue embargado en un puerto de Ghana durante más de dos meses a pedido de un fondo de inversión estadounidense que no aceptó el canje de deuda ofrecido por el gobierno argentino tras la crisis de 2001.