arba-control
La Agencia de Recaudación de la provincia de Buenos Aires (Arba) clausuró 43 establecimientos comerciales durante el mes de enero por incumplir con las normas y obligaciones tributarias.

Los procedimientos se hicieron efectivos por orden judicial, luego de que los contribuyentes perseverasen en infracciones fiscales, haciendo caso omiso al previo aviso y la intimación que les realizó Arba.

Los locales abarcan diversos rubros, entre los que se destacan la venta de indumentaria, la comercialización de productos alimenticios, salones de estética corporal, librerías y gomerías, entre otros.

Los cierres temporarios, que de acuerdo a la ley pueden alcanzar un lapso máximo de 10 días, se efectivizaron por orden judicial y en todos los casos tuvieron su origen en irregularidades detectadas por la Agencia de Recaudación durante operativos realizados a lo largo del año pasado.

El director de Arba, Martín Di Bella, explicó que “la clausura es la última instancia prevista por la legislación para sancionar a los contribuyentes que, a pesar de las reiteradas intimaciones que reciben, deciden mantenerse en situación irregular”.

«Si bien hemos notado en los últimos tiempos una mayor preocupación por cumplir con los impuestos, existen muchos contribuyentes que todavía persisten en conductas especulativas que van a contramano de toda la sociedad”, explicó.

Del total de 43 clausuras, 31 se realizaron en locales comerciales de la ciudad de La Plata, mientras que otras 12 se centraron en establecimientos de Mar del Plata.

Las principales infracciones detectadas fueron la falta de presentación de declaraciones juradas y comprobantes de pago, y la no emisión de factura o ticket. En menor medida, la carencia de certificado de domicilio, el uso de métodos de registración incorrectos o nulos y hasta dos casos donde los comerciantes ni siquiera se habían inscripto como contribuyentes.

Cabe destacar que la Justicia sólo determina clausuras en aquellos casos en que los comerciantes desechan el previo aviso y las intimaciones que, recurrentemente, les hace llegar Arba.