Hoy, más de 20 entidades de pequeños y medianos productores marchan al Congreso de la Nación ante la crisis que sufre el sector.

Desde Apye, en conjunto con más de 20 entidades de pequeños y medianos productores, comercios y empresas marchan al Congreso de la Nación para exigirle al gobierno nacional que tomen medidas urgentes para paliar la situación bajo la consigna “#NiUnaPymeMenos.

 “Queremos que los legisladores de los distintos bloques tengan en cuenta nuestro documento y así tratar de forma urgente medidas para aliviar y tratar de salvar nuestras pymes”, sostuvo Eduardo Fernández, titular de APYME a Radio La Plata (FM 90.9).

El objetivo de esta convocatoria es “conseguir el respaldo para que se implementen medidas urgentes que le permitan afrontar la recesión económica que atraviesa a todos los sectores sin excepción ni tamaño, tanto la industria como el comercio, los servicios y el agro”, sostiene el comunicado.

Y es que los números alarman. A pesar de lo que dicen desde el Gobierno Nacional y de la misma Gobernadora, María Eugenia Vidal de “fomentar el trabajo privado” y comunicar las medidas que van en pos de fomentar a las pequeñas y medianas empresas, 25 pymes cierran por día en la Argentina.

“Antes de la devaluación de nuestra moneda nacional y del inicio de la recesión la tasa de mortalidad de las pymes era de 10 cada 24 horas, hoy la cifra ha escalado de manera dramática, cierran sus puertas 25 empresas cada día”, manifiestan.

Y es que para el titular de APYME, “se necesita un giro de 180 grados” y no cree que las medidas actuales sean un error del gobierno: “su política es exitosa y consigue los fines que quería: someter a reglas de juego monetarista, neoliberal, creyendo que así va a crecer el país pero solo con inversiones extrajeras que nunca llegan”.

En este sentido, Fernández sostuvo que “la no valoración del trabajo, de la producción local, y la incorporación del mundo sin un proyecto nacional son letales para cualquier sociedad y no solo para las pymes”. Cabe recordar que la apertura de mercados “es una de las tantas medidas que nos destruyen”.

Otro punto importante dentro del petitorio es el de las tarifas de luz y gas. Los  pequeños y medianos productores pedirán retrotraer las tarifas a fin de año del año pasado “y que los aumentos tengan relación a los índices de precios que podamos pagar”.

Los demás puntos a tratar serán “los elevados y dolarizados costos energéticos; la ausencia de financiamiento; los embargos de la AFIP y una ausencia de control en las importaciones de productos con sustitución nacional; el incremento de los impuestos, a pesar de la sanción del nuevo pacto fiscal; las tasas de interés bancarias anti empresariales que imposibilitan la actividad productiva de las empresas; el daño a las exportaciones ante la aplicación de nuevas retenciones y la eliminación de los reintegros a las exportaciones; la necesidad de descontar el bono de fin de año -acordado entre el Gobierno, los sindicatos y las empresas- de la Declaración Jurada de aportes y contribuciones del empleador”.