El presidente electo Alberto Fernández volvió a reiterar su compromiso con la despenalización de la interrupción voluntaria del embarazo y señaló que intentará que la ley salga “cuanto antes”. “Es un problema de salud pública que debemos resolver y hay que asumirlo así”, deslizó.

“Quisiera que el debate no sea una disputa entre progresistas y conservadores, entre revolucionarios y retrógrados, es un problema de salud pública que debemos resolver y hay que asumirlo así”, explicó Fernández en una entrevista a Página|12 y aclaró: “Voy a intentar que salga cuanto antes: no depende solo de mí”.

También podés ver: «Se le escapó: Pinedo reconoció que en Cambiemos trabajaron para que no salga el aborto»

En esa línea, habló sobre el libro Somos Belén, presentado el viernes pasado con Fernández en primera fila: “No podemos seguir condenando a mujeres como le pasó a Belén, que ni siquiera sabía de su embarazo. ¿Cómo podemos vivir en esa sociedad? ¿Cómo podemos ver eso y no reaccionar?”.

“Debemos respetar tanto a la mujer que siente que es un derecho sobre su cuerpo como a la mujer que siente que Dios no le permite hacerlo. Y cuando uno despenaliza y legaliza el aborto no lo hace obligatorio”, explicó y pidió minimizar la disyuntiva entre “pañuelos”: “Respetemos a los otros. Hay que quitarle esa dosis de pañuelo celeste y pañuelo verde”.