cain republicano
La interna presidencial republicana se vio fuertemente sacudida aún antes del inicio de las mismas primarias luego de que un portal de noticias afirmara que uno de los precandidatos con más chances de enfrentar a Barack Obama fue acusado de acoso sexual por dos empleadas.

El empresario gastronómico Herman Cain (foto), conocido como el «Rey de la Pizza» y el único negro entre los precandidatos republicanos, admitió que las acusaciones existieron, pero dijo que una investigación demostró que fueron falsas y que su revelación constituye el inicio de una «caza de brujas» en su contra.

El portal especializado estadounidense Politico afirmó anoche que dos mujeres se quejaron de acoso sexual por parte de Cain en la década de los 90 cuando éste era presidente de la Asociación Nacional de Restaurantes y renunciaron a su puestos en ella a cambio de una compensación económica y de guardar silencio.

Convertido en la figura política más seguida del día, Cain hizo varias apariciones en distintos eventos, en los que dijo no estar al tanto de la existencia de un acuerdo entre su ex asociación y sus denunciantes pero negándose siempre a entrar en detalles sobre las imputaciones o sobre documentos que publicó Politico.

«Nunca he acosado sexualmente a nadie y esas acusaciones son totalmente falsas», dijo Cain por la mañana en una entrevista con la cadena Fox News, un rato después de haberse negado a responder preguntas sobre el caso durante una intervención en la American Enterprise Institute, su primer evento de campaña del día.

Luego, en el National Press Club, insistió en que las acusaciones se investigaron y se concluyó que no tenían fundamento, al remarcar que no hay nada más que «sacar a la luz» en este asunto.

La Asociación Nacional de Restaurantes (NRA) declinó hacer comentarios sobre las acusaciones contra su ex presidente. «Los incidentes en cuestión se refieren a cuestiones personales que presuntamente ocurrieron hace casi 15 años. Consecuentes con nuestra política de larga data, no comentamos sobre custiones personales relativas a ex empleados o empleados actuales», dijo la vocera de la NRA, Sue Hensley, en un comunicado.

El informe periodístico podría dañar las crecientes posibilidades de que el ex presidente ejecutivo de la cadena Godfather`s Pizza (Pizza del Padrino) dispute la Casa Blanca al presidente Obama en las elecciones del año próximo.

El millonario, de 65 años, tuvo distintas participaciones en política desde 1996, incluyendo una breve participación en la interna presidencial republicana del año 2000, pero es relativamente nuevo como figura conocida a nivel nacional.

Cain se enroló en el ala más derechista del Partido Republicano y está al tope o cerca del tope en las encuestas a nivel nacional o en los estados donde se celebrarán las primeras primarias para elegir al candidato presidencial de la agrupación, a partir del 3 de enero próximo, fecha de la interna en el estado de Iowa.

Un sondeo reciente hecho en Iowa lo colocó por encima de su principal rival, el ex gobernador de Massachusetts Mitt Romney, considerado desde el inicio mismo de la campaña como el candidato a vencer.

Consultado sobre las acusaciones en el National Press Center, el precandidato acusó a un sector de la prensa de mala fe. «No tenemos idea de la fuente de esta caza de brujas, que es lo que realmente es esto», señaló, citado por la cadena CNN.

La cadena de televisión NBC, por su parte, dijo hoy haber podido «confirmar» que al menos una de las mujeres llegó a un acuerdo económico con la asociación, tal como afirmó Politico.

«Si la asociación hizo un acuerdo (con las demandantes), ni siquiera me enteré y espero que no fuera por mucho porque no pasó nada», argumentó Cain en su entrevista con Fox News. Politico, que citó a «numerosas fuentes» pero todas anónimas, dijo que las dos empleadas, cuyas identidades no relevó, se quejaron ante colegas y directivos de la asociación porque la conducta inapropiada de Cain las hacía sentir molestas. El jefe de campaña de Cain acusó a los medios de doblez.

«Temiendo el mensaje de Herman Cain que está agitando el paisaje político en Washington, los medios ligados a la política tradicional comenzaron a lanzar ataques personales no comprobados contra Cain», sostuvo J.D. Gordon en un comunicado. Gordon dijo que Politico estaba «desenterrando acusaciones con escasas fuentes».

Pero consultado Cain mismo por Politico, el precandidato se negó a discutir detalles de las acusaciones, y al ser consultado si alguna vez fue acusado de acoso sexual, el republicano respondió preguntando a su vez al periodista: «¿Alguna vez lo acusaron a usted de acoso sexual?. Si ahora Cain concitó la atención mediática por el asunto del acoso sexual, hace apenas dos semanas fue por comentarios sobre su intención de construir un muro «electrificado» en la frontera con México para evitar el paso de inmigrantes indocumentados.

Ante las críticas, Cain aseguró luego que esa afirmación fue una «broma», apelando a su objetivo de poner un poco de sentido del humor a la campaña electoral estadounidense.