El gobierno autorizó a la empresa Aguas Bonaerenses SA (ABSA) a aumentar sus facturas en un 38%, que era el porcentaje que se había solicitado en la audiencia publica celebrada hace un mes.

El nuevo tarifazo, comenzará a regir de forma inmediata en los 52 distritos de la provincia sobre los que ABSA presta servicios y representará un duro golpe para los usuarios que vienen sufriendo aumentos sistemáticos en las boletas de agua.

La empresa justificó la suba con el aumento de los costos de la energía, los insumos importados y el salario del personal, por lo que para el gobierno de María Eugenia Vidal el pedido estaba bien fundamentado.