Según informaron desde la Confederación Argentina de la Media Empresa (CAME), las ventas minoristas de las pymes cayeron un 9,9% en diciembre frente a igual mes del año pasado, y acumularon una baja anual del 6,9%.

El 2018 no parece ser uno de los mejores años para el consumo interno del país. A pesar del aguinaldo y el bono entregado en diciembre, la CAME realizó un informe en el que muestran la desaceleración de la caída en los últimos meses de las ventas.

Las ventas en locales físicos tradicionales tuvieron una declive del 11,2% anual con todos los grandes rubros relevados en descenso. Mientras que en la modalidad online, subieron 3,1%, con 13 ramos en alza y dos sin cambios. El comercio electrónico apenas representa todavía el 8% del despacho minorista total en los sectores relevados, por lo que no alcanzo a compensar la reducción.

Según la CAME, “diciembre fue un periodo de venta lenta pero constante, con el flujo más masivo concentrado en la semana previa a la navidad. Si bien esta celebración no fue la mejor, sirvió para levantar la actividad del mes. Aunque este año, el consumo de bienes en esa fecha compitió fuerte con el de servicios, y se sintió”.

Las derrumbes más profundos se registraron en la venta minorista de Materiales para la construcción (-15,9%), Electrodomésticos, Artículos Electrónicos, de computación y celulares (-13,8%), Muebles (-13,5) y Bazares y regalos (-13,4%).

En medio de un mes clave para el consumo interno por las compras para navidad, uno de los principales rubros que sufrió un fuerte declive fue el de electrodomésticos, artículos electrónicos, de computación y celulares.

En este sector, las ventas cayeron un 13,8% frente al mismo mes del 2017. La caída anual de las ventas acumularon un total del 7,7%.

El segundo sector más golpeado fue el de indumentaria que, a comparación del mismo mes de 2017, las ventas cayeron un 11,5%. El ramo bajó mucho frente al año pasado, muy damnificado por el comercio ilegal y el menor poder adquisitivo de las familias.

Otro dato no menor, fue el de la caída en los alimentos y bebidas. Las ventas en cantidades disminuyeron 4,3% interanual y acumularon un declive del 3,2% en el año. “Las promociones agresivas de los hipermercados también contribuyeron a restar ventas a las Pymes de este sector”, afirmaron desde la CAME.