La imagen  de una mujer fuerte y apasionada por lo suyo, sigue intacta. Hoy, a 100 años de su natalicio, los argentinos la recuerdan como uno de las figuras más controversiales del país.

En ese escenario, el historiador argentino Alberto Letieri, le acercó a Radio La Plata (FM90.9) un poco de su conocimiento. “Se ha dicho e inventado mucho sobre Eva Perón, incluso después de su muerte”, expresó.

Y continuó: “Hay construcciones que tienen que ver con las necesidades de determinados proyectos políticos que llevaron a imaginar versiones de Evita que tienen muy poco asidero con la verdad”.

El historiador hizo hincapié en las  construcciones que se dieron en la época de 1960 y 1070. Instancia donde comentó que desde la izquierda,  trataron de separar la figura de Evita y Perón, “para presentarla a ella como la expresión real del peronismo”.

Cosa que “muy poco tiene que ver con el lugar que se autoasignaba ella. En realidad, la figura de Evita se entiende en sociedad y asociación a Perón porque siempre se imaginó la idea de la mujer acompañando al hombre en un plano de igualdad, pero no de independencia”, explicó el historiador.

A diferencia de la derecha, quien para Letieri  intentó descalificarla. «Hubo violencia y agresión, a partir de sus orígenes y la asociación que se hizo con la prostitución”.

Respecto a la controversia de su figura, el historiador indicó que “esto aparece asociado con su desempeño y por cómo esto mismo cautivó el amor del pueblo, el cual generó por oposición odio en otros sectores”.

Para el historiador, este “odio llevó a perseguir a su cadáver y a someterlo a las peores cosas, incluyo a violaciones y mutilaciones”.

Por último, Letieri comentó que el amor “entre Eva y Perón, era intenso”, al tiempo que agregó: “Había una gran diferencia de edad, pero fue ahí donde se conocieron ciertos rasgos de protección del lado de él hacia ella y viceversa.

Sobre todo si uno recuerda que Eva, hasta último momento, le pidió al pueblo que no abandone  Perón.