Ignacio Scelzi lo reconoció en el aire de un programa radial de la ciudad. Un vecino calificó el hecho como “impensado”, luego de que la Municipalidad llenara de policías de civil la sesión del Concejo Deliberante.

En el centro de la provincia de Buenos Aires la situación tarifaria de los servicios públicos aqueja cada vez más a los vecinos: algunos deben destinar casi el 80% de su salario a pagar una boleta de gas o de electricidad. “Un empleado municipal gana $12.500 y le llegaron $10.000 de gas”, aseguró Lucas Umek, de Ciudadanos por Nuestro Derechos de Saladillo.

Este martes el Honorable Concejo Deliberante de la ciudad sesionó nuevamente y ante la organización de los vecinos para reclamar por el tratamiento de los proyectos que buscan paliar la crisis económica y retrotraer las tarifas de servicios públicos, el Municipio respondió. Previo a la sesión, una multisectorial conformada por miembros de sindicatos, instituciones, clubes y vecinos en general, organizaron una olla popular en la vereda del Concejo, pero cuando quisieron ingresar se encontraron con efectivos policiales de civil que lo impidieron.

La presencia del titular de la comisaría local, Walter Barros y del Jefe distrital, comisario Mariano Martín, de civil, junto a más de diez efectivos de la dotación local y del Grupo de Apoyo Departamental, también de civil, fueron los responsables, a la orden del secretario de Seguridad municipal Ignacio Scelzi.

Según Umek, “cerraron la puerta del edificio y pregunté por qué no nos dejaron entrar, si la sesión es pública. Insistimos y cuando nos dejaron, había más policías de civil que concejales”.

La confesión del secretario de Seguridad

Dos días después de la militarización del Concejo, Ignacio Scelzi reconoció en declaraciones periodísticas las tareas de inteligencia para impedir que los vecinos se manifiesten por los tarifazos que empezaron a aquejar fuertemente a los vecinos desde abril.

“Desde el lunes se habían enterado que había una manifestación pública. Así lo comunicaron desde la Jefatura Departamental y la Comisaría local. Últimamente se están empleando ese tipo de operativos de civil para no ser invasivos. A muchos les puede parecer extraño. Pero es en resguardo de funcionarios”, justificó a la FM 98.9 de Saladillo.

Además, reconoció que “sí hay un seguimiento desde el Ministerio y hay una parte de efectivos que se dedican en los distritos y en la región a monitorear las redes sociales a ver si vienen manifestantes de otra ciudad a Saladillo lo que haría que la manifestación fuera impredecible”.

En lugar de brindar soluciones en materia económica, desde el Poder Ejecutivo local amenazan con efectivos de civil la seguridad de los vecinos. “Todos los proyectos de tarifas o de emergencia tarifaria que llevamos los vecinos al Concejo fueron cajoneados”, aseguró Umek a este portal, y en referencia a las declaraciones de Scelzi agregó: “tenemos pensado seguir yendo a las sesiones. Los funcionarios no están acostumbrados a que los vecinos los interpelen, por eso hacen esto”.

“Hay hambre en Saladillo”, dijo también y destacó que en los últimos meses varios comercios tuvieron que despedir parte de su personal.

En consonancia con la crisis que sufre Saladillo, este jueves la Red de precios justos dispuso comercializar lácteos y pastas a precios considerablemente inferiores que en las cadenas de supermercados, por lo que desde la primera hora de la mañana se formaron largas filas para comprar a precios diferenciados.