El Ministerio conducido por Federico Suárez, es el más beneficiado y el Astillero Río Santiago tendrá un 11% menos que en 2018. Cuáles son las áreas más beneficiadas.

La segunda partida que más se incrementará si se aprueba el presupuesto 2019 en la Legislatura serán los servicios de deuda pública, que se alza en un 100% más que los $28.204 millones que se gastaron en 2018, lo que da un número de $56.403.

La particularidad es el exorbitante número que se asignará al Ministerio de Asuntos Públicos, cuya principal tarea es delinear estrategias de comunicación para los funcionarios del resto de las carteras. En 2018 se presupuestaron $83.417 millones para rastrear noticias que incumben a dirigentes provinciales de Cambiemos y pensar líneas discursivas respecto a focos de conflicto, pero en 2019 el gasto será de $218.582 millones. Es decir, Vidal jugará fuerte en el territorio bonaerense pensando en la reelección o en una candidatura presidencial.

No obstante, hay reducciones en áreas sensibles o que representaron una problemática para el gobierno provincial. Una de ellas es el Astillero Río Santiago, a cuyos trabajadores reprimió mediante la policía bonaerense por tener la empresa a media máquina y sin insumos como chapa y oxígeno, tal como denunciaron constantemente los trabajadores de la fábrica de embarcaciones. La reducción para 2019 es casi de $428 millones respecto de los $3.598 millones que se destinaron en el año en curso.

Producción también tendrá una merma del orden del 8%. La cartera conducida por Javier Tizado tendrá menos injerencia asistencial con las empresas que, este año, se vieron con la producción seriamente afectada producto de la devaluación del peso, la inflación y las altas tasas de interés como política monetaria. La baja pasará de $1.430 que se presupuestaron para el 2018 a un $1.315 millones.

En tanto, la mayoría de las carteras recibe un incremento: Desarrollo Social del 44%; Jefatura de Gabinete del 97%; Justicia del 40%; Educación del 35,7%; Seguridad un 33,7%; Infraestructura un 35%; Trabajo un 32,3%; Cultura un 12%; Gobierno un 12% y Ciencia apenas un 2,2%. Curiosamente, Economía reducirá su partida en un 25,3%.