Franco Díaz, Delegado de Criave en Roque Pérez, explicó que la última vez que charló con Radio La Plata (90.9), al empresa todavía seguía en pie. “El 12 de junio quebró y quedamos todos en la calle”, lanzó el trabajador.

En la actualidad los trabajadores, sostiene la empresa abierta trabajando “a cajón”, lo que implica trabajar con terceras empresas que les paga por cajón de pollos. Dicha paga representa $30 por cajón que son sumados en la totalidad y divididos entre todos el personal.

“Hace 15 días se cortó el suministro de gas y estamos a la espera de que se resuelva, mientras tanto no estamos trabajando”, contó Díaz, quien además agregó que la situación se ha precipitado y empeorado tanto que con los compañeros están realizando colectas y comidas para quienes están en peores condiciones.

La propuesta para la continuidad de la empresa, es que tome posesión de la marca una nueva sociedad, pero Díaz aclara que en dicha propuesta se verían nuevamente perjudicados muchos puestos de trabajo de la fábrica, ya que los posibles nuevos dueños avisaron que Criave tiene demasiado personal y que así la empresa no es rentable.

“Podes hacer autogestión, pero es muy complicado también”, aseguró el delegado y agregó: “ahora la estamos pasando realmente muy mal porque no tenés ninguna entrada de plata, porque al menos por cajón teníamos gasto de comida al menos, ahora nada”.