Cientos de personas se congregaron en Plaza de Mayo para reclamarle al gobierno por las políticas que llevaron al sistema de atención de personas con discapacidad a una situación crítica. En la protesta se vio una ronda con sillas de ruedas vacías, como un acto simbólico en contra de la administración nacional.

En la manifestación participaron Miembros de escuelas especiales, transportistas, centros de día, hogares y centros de rehabilitación, que exigieron, principalmente, la anular la decisión de dar de baja pensiones no contributivas por invalidez por ser incompatibles con el Decreto 432/97 y que el Programa Incluir Salud cumpla con la atención integral y la entrega de medicamentos e insumos.

Desde la Asociación de Transportistas para Personas con Discapacidad, Carlos Scipione, resalto que “estamos pidiendo que no haya una baja indiscriminada de pensiones no contributivas, además que se adecuen los aranceles que tenemos congelados desde octubre de 2017, que el Programa Incluir Salud se ponga al día con las deudas que tiene con el sector” y agregó “otro punto a reclamar es que se mantenga el cupo de trabajo para personas con discapacidad.

En la marcha se entregó un petitorio en el que se demanda la regularización de pagos de las prestaciones, la revisión de los aranceles de estos mismos y la implementación de la red nacional de rehabilitación.

El último punto del petitorio le solicita al gobierno el desarrollo de fuentes laborales para las personas con discapacidad y que también se cumpla con los cupos laborales en el Estado.

Una movilización así no se presentaba desde 2001, cuando la crisis económica afecto a los sectores más vulnerables de la sociedad.