Por medio de un comunicado, el directorio de IOMA informó que a partir del 12 de abril serán recortadas las consultas ambulatorias bajo el convenio capitado entre IOMA y Femeba. Esta decisión, supone que los trabajadores y sus familias sólo puedan acceder a un total de 6 consultas al año.

Según los documentos difundidos por la Federación Médica, el arancel por negativa de prestación será de $350, que deberán abonar los afiliados en forma particular, para cubrir una consulta básica y no como un bono diferencial en alguna categoría.

 

Desde la Secretaría de Salud de Suteba provincia de Buenos Aires, denuncian el recorte y hacen responsable a las autoridades del IOMA de la vulneración de derechos de los afiliados a la obra social, que contiene a muchos docentes y sus familias.

Si bien ya existe el pago de arancel diferenciado en todas las prestaciones, con esta nueva modalidad, una vez que el afiliado utilice las 6 consultas, el resto de los servicios de salud que solicite o necesite utilizar no contará con la cobertura de la obra social, teniendo que abonar el 100% de la consulta.

 

En su comunicado, el FUDB advierte que el IOMA tiene la obligación de garantizar la salud integral de los trabajadores y trabajadoras que resultan ser sus afiliados y exigen la inmediata resolución del conflicto entre las partes que “una vez más, toma de rehenes a los afiliados al Instituto”. De no tener inmediata respuesta, el Frente de Unidad Docente señaló que llevarán adelante las acciones legales pertinentes para “el resguardo colectivo de todos los docentes y sus familias”.