Son más de 30 las escuelas que están sin clases en La Plata, tras los reclamos de infraestructura que en Moreno, hace una semana un escape de gas, se cobró la vida de dos trabajadores de al educación. Pero hay escuelas que, muy a pesar del reclamo docente, siguen abriendo sus puertas por órdenes de la jefatura distrital de educación.

Radio La Plata (90.9), habló con una docente que trabaja en una de las escuelas que se ven obligadas a abrir sus puertas. Ella no quiso dar su nombre y el de al escuela por miedo a represalias de los directivos, pero informó que hace varios días, incluso antes de la explosión en Moreno, reclamaban por el intenso olor a gas en una de las aulas.

“No suspenden las clases el olor a gas es insoportable y por eso llamamos al gremio y nos movimos nosotros, porque los directivos no están haciendo nada. Yo estoy preocupada, con los antecedentes que tenemos no podemos dejar pasar algo así”, aseguró con preocupación la docente.

El estudiantado que fue trasladado de aula por la fuga de gas, ya había sido sacado de otra aula a la que se le cayó el techo, y ahora, los niños de segundo grado se encuentran asistiendo a clases en una sala de actos que ni siquiera tiene suficientes sillas.

“Los papas no están al tanto de nada, hicieron una manifestación por infraestructura”, relató la docente que da cuenta así del malestar de la comunidad educativa toda.