El intendente de Tigre, Julio Zamora, dio a conocer hace unas horas una carta en la que le transmitía al presidente Mauricio Macri la preocupación de los vecinos por el incumplimiento en el convenio con la empresa AySA para las obras de cloacas en el distrito, pero la respuesta llegó por parte de la compañía y dejo en evidencia que la comuna es la que no cumplió con lo pactado.

Según AySA, el convenio al que hace referencia el jefe comunal en su carta al presidente, dispone que el municipio se comprometía a aportar el 25 por ciento del monto necesario para el desarrollo de las obras secundarias para las redes cloacales, que además debían formar parte de la primera etapa de las obras.

Sin embargo, la empresa aclara que hasta este lunes el aporte de la comuna ascendía a cero, por lo que el convenio no se puso en marcha por el incumplimiento inicial del municipio.

Además la empresa indicó en un comunicado que “es falso que AySA no haya avanzado “ni un sólo metro” en las obras destinadas al partido de Tigre” y aclaró que a la fecha, la empresa ejecutó y se encuentra ejecutando, 29 obras de agua potable para beneficiar a 170.000 vecinos por $ 500 millones, y 18 obras de desagües cloacales para beneficiar a 62.000 vecinos por $ 1.300 millones”.

Zamora había advertido en su carta que “el avance de la empresa Aysa con respecto al tendido cloacal domiciliario (obras secundarias) es igual a cero. No se ha colocado un solo metro lineal de tendido secundario”, remarcando además que “este grave hecho contrasta con las obras de tendido secundario realizadas en municipios que firmaron convenios el mismo día que el municipio que represento, cuyos gobiernos pertenecen al signo Cambiemos”.

Pero el detalle de las obras y sobre todo de las cláusulas del convenio firmado en 2016 que aportó AySA dejó en posición adelantada al sucesor de Sergio Massa, que por el momento no rectifico el pedido al presidente ni aclaró la posición de la comuna sobre la aplicación del convenio que reclama.