Tras varias horas de toma de las instalaciones del Astillero Río Santiago por parte de los trabajadores, las autoridades del gobierno bonaerense aceptaron garantizar los insumos necesarios para reactivar los trabajos que se encuentran en pleno desarrollo y a convocar a una reunión el próximo lunes para discutir el resto de los demandas planteadas durante la jornada del jueves.

Con presencia multitudinaria no solo de los trabajadores sino también de sus familias, durante las primeras horas de este viernes, una asamblea acepto el acta acuerdo que se firmó con los representantes del gobierno de María Eugenia Vidal y comenzó la desconcentración de los manifestantes, que retomaran las actividades laborales.

El reclamo central de los trabajadores tenía que ver con la provisión de insumos básicos para continuar con la producción, además de un pedido de mayores certezas al gobierno frente a los incesantes rumores de cierre y/o privatización de la empresa naval estatal.

Por eso el acuerdo aceptado por la asamblea contempla la provisión de insumos y la convocatoria a una reunión para la semana que viene, para abordar los temas de fondo.