La gobernadora María Eugenia Vidal oficializó mediante un decreto la prohibición para designar familiares de funcionarios en cargos con alto rango en el Estado, es decir una medida a tono con los dispuesto a nivel nacional por Mauricio Macri después del escándalo de Jorge Triaca.

La norma fue publicada en el boletín oficial  este miércoles y dispone que “no podrá efectuarse la designación de personal, bajo cualquier modalidad, de quien tenga vínculo de parentesco tanto en línea recta como colateral, hasta el segundo grado, con el Gobernador y Vicegobernador de la provincia, Ministro de Jefatura de Gabinete de Ministros, ministros y demás funcionarios con rango”.

Si bien “quedan exceptuadas las personas designadas y/o a designar mediante procesos de selección por concurso público de antecedentes o que cuenten con estabilidad en el cargo”, se aclara que están comprendidos los cónyuges y aquellas parejas que tengan una unión convivencial.

El 1 de marzo es la fecha tope para que presenten su renuncia aquellos familiares de funcionarios que actualmente se encuentren cumpliendo funciones y a partir de allí se dispondrá el cese compulsivo en los casos probados de nepotismo en la administración central y los organismos descentralizados.

 

Ahora el ejecutivo buscará que la medida se extienda a las comunas, aunque eso podría complicar a varios intendentes de Cambiemos que conformaron su gabinete con varios integrantes de su familia.