Los concejales oficialistas de “Cambiemos” y la concejal del bloque “Radicales Convergentes”, Gabriela Delía, rechazaron la declaración de la Emergencia Tarifaria para el partido de Olavarría que buscaba la suspensión de los aumentos de los servicios públicos por el lapso de un año.

Durante una sesión que duró cuatro horas, el oficialismo logró rechazar gracias al apoyo de la concejal Gabriela Delía, el proyecto de Emergencia Tarifaria presentado por los concejales de Unidad Ciudadana. El tratamiento del proyecto por aumento de tarifas fue presenciado por vecinos que reclamaron contra los tarifazos con “pancartas” y solicitaron a los concejales “no ser pasivos” frente a los aumentos.

De esa forma, vecinos de la ciudad lamentaron la posición que adoptó la concejal de Radicales Convergentes, Gabriela Delía, cercana a la dirigente Margarita Stolbizer, que se sumó al rechazo que plantearon los concejales oficialistas de Cambiemos y desde ese lugar permitir los aumentos para la ciudad.

En el tratamiento en el recinto, el concejal de Unidad Ciudadana, Federico Aguilera, defendió el proyecto para declarar la Emergencia Tarifaria donde sostuvo “que el tarifazo y los nuevos aumentos complican a los comercios, las pymes y los vecinos olavarrienses y el pago de los servicios es una dificultad manifiesta entre los trabajadores y los hogares mas vulnerables”. Asimismo, tuvo duras críticas contra las medidas de Mauricio Macri y María Eugenia Vidal y remarcó que “en estos dos años hubo un 1000% de aumento en las facturas de los servicios públicos que reciben las pymes y los usuarios residenciales de nuestra ciudad”.

A su vez, el concejal Emilio Vitale resaltó que Olavarría es una zona fría con respecto al gas, y destacó los proyectos vigentes en el Congreso Nacional para que “las tarifas no suban más que los salarios” y la importancia de acompañar esas medidas junto a los vecinos.

Por su parte, la concejal Celeste Arouxet de Cambiemos admitió “injusticias e inequidades” en el cobro de tarifas a lo largo y ancho del país, y solicitó un nuevo cuadro tarifario “igualitario”, y bajar el IVA a los comerciantes en un 5%.

De esa forma, con la propuesta de Arouxet, el oficialismo terminó aprobando el proyecto para se retrotraiga la facturación al último aumento, que se quite un 5% del IVA a los comerciantes y que se revea el cuadro tarifario de luz. Además, se aprobó el recálculo de la Tarifa Social; se rechazó el proyecto del Frente Renovador de reducción de alícuotas y se aprobó por mayoría quitar el IVA de la tarifa social (Cambiemos no acompañó).