Un tema que va atraer cola es la clonación de la tarjeta de crédito, que es un fenómeno que comenzó a viralizarse, a través de la banda magnética, que es la que nos identifica cuando uno hace uso de la tarjeta en un cajero, por ejemplo.

Hace unos años, ya se está imponiendo y conviviendo en muchos casos con la banda magnética, el chip multipunto que es una forma y nueva tecnología de validación aparentemente más segura.

Pasó con un persona que viajó a Brasil, y cuando llega al país, le informan desde la tarjeta utilizada, una compra que ella no había realizado.

Esta persona llama a la tarjeta para informar que desconoce dicho gasto y lo que le dicen, es que no podía ser desconocido el gasto porque esa tarjeta tenía en su haber este famoso chip que no puede ser copiado.

Claro que el alegato de la tarjeta, es en función de no realizar el resarcimiento a la persona, porque el chip no es ciento por ciento seguro. Nada en informática es completamente seguro.

Lo esperable, es que esta situación no siente precedente porque cuando sea total al cambio de banda a chip, entonces nadie podrá conseguir una respuesta favorable a los reclamos que haga sobre cargos de más, en sus tarjetas.